El secretario del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos (HUD) Julián Castro otorgó $42.4 millones a 85 programas de vivienda y servicios para los desamparados a través del Estado de Nueva York.  En un momento en que la carencia de vivienda es una cuestión apremiante que enfrentan los líderes locales y estatales, Nueva York ocupó el segundo lugar a nivel nacional en la ronda competitiva de fondos, con un incremento de $17 millones sobre el 2014. La Ciudad de Nueva York vio el incremento más grande de todos los solicitantes a nivel nacional, y los consorcios de proveedores de servicios para desamparados en las áreas del Oeste de Nueva York y Westchester clasificaron en los primeros 40 lugares, con incrementos de más de $1  millón comparado con el año pasado.

HudLos subsidios ‘Continuum of Care’ (CoC) o de cuidado continuo apoyan los esfuerzos de la administración Obama de acabar con la carencia de vivienda y de continuar  la labor realizada con los $166 millones en fondos otorgados por HUD a Nueva York en la primera ronda de fondos entregados en marzo pasado. El anuncio de hoy aumenta el total otorgado a Nueva York a más de $205 millones.  Vea una lista completa de todos los proyectos locales y estatales que recibieron fondos para ayudar a los desamparados.

“Sabemos cómo poner fin a la carencia de vivienda y estos subsidios apoyan programas locales que han demostrado que evitan y acaban con la falta de hogar como hemos llegado a conocerlo,” dijo el secretario Castro. “A medida que continuamos progresando hacia el fin de la falta de vivienda en este país, HUD está retando a las comunidades a utilizar soluciones más rentables para ayudar a las personas sin hogar.”

“Hoy el gobierno federal está intensificando el reconocimiento del liderazgo nacional que Nueva York ha demostrado al combatir la carencia de vivienda,” dijo Holly Leicht, directora regional de HUD en Nueva York y Nueva Jersey. “El uso de las mejores prácticas basadas en datos respaldados por las históricas solicitudes de fondos a todos los niveles de gobierno, HUD y nuestros colaboradores están a punto de replicar el notable éxito alcanzado al encontrar vivienda para veteranos, familias, jóvenes y otras poblaciones vulnerables”

La competencia para otorgar los subsidios CoC 2015 fue la más reñida de todos los tiempos, tanto local como nacionalmente.  Esto es consistente con las metas de políticas de HUD así como la dirección del Congreso de rigurosamente revisar el funcionamiento e incrementar la competencia para los CoCs y no simplemente renovar los fondos de la competencia FY 2015.

HUD alentó vigorosamente a los solicitantes locales a priorizar sus solicitudes de fondos muy cuidadosamente, usando una combinación de datos sobre su funcionamiento y necesidades locales. Además, se instó a los solicitantes a que sometieran proyectos basados es enfoques impulsados por la investigación y que apoyaran las metas de la nación de prevenir y acabar con la carencia de vivienda. Como resultado, los CoCs eliminaron un total de $124 millones en renovación de fondos de proyectos de menor rendimiento con el fin de solicitar nuevos proyectos de vivienda.  Estos nuevos proyectos proveerán vivienda de apoyo permanente y soluciones de vivienda rápida para los desamparados.

Los fondos otorgados hoy y los entregados en marzo nos ayudarán a alcanzar las audaces metas  establecidas en el 2010 por el presidente Obama y 19 agencias federales y oficinas que conforman el Concilio Interinstitucional del Desamparo (USICH por sus siglas en inglés) la primera estrategia amplia de la nación para prevenir y acabar con el desamparo, ‘Opening Doors: Federal Strategic Plan to Prevent and End Homelessness. Esto significa continuar el progreso alcanzado en reducir el número de personas desamparadas y establecer un camino hacia terminar con la carencia de vivienda en este país. HUD calcula que hubo 564,708 personas desamparadas durante la misma noche en el  2015. Desde el 2010, las comunidades locales a través del país reportaron una reducción del 11 por ciento en la falta de vivienda en general, una reducción de más de 72,000 personas. Al mismo tiempo, el desamparo entre los veteranos se redujo en un 36 por ciento; el desamparo crónico se redujo en un 22 por ciento, y la carencia de vivienda de familias se redujo en un 19 por ciento.