Cinco futbolistas de la selección femenina de los Estados Unidos anunciaron que están presentando una queja formal contra la Federación de Fútbol de esta nación. Se quejan del poco sueldo que ganan en comparación a los hombres futbolistas.

Carli Lloyd, Hope Solo, Alex Morgan, Becky Sauerbrunn y Megan Rapinoe también se refirieron a sus grandes triunfos mundiales y al prestigio que le traen a la Federación de Fútbol de los Estados Unidos. “Queremos que esto cambie y recibamos un salario equitativo”, dijeron una y otra vez las futbolistas en el programa Today de NBC.

La queja formal es ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo a nombre del equipo femenino de fútbol de los Estados Unidos. En el documento señalan que reciben de 32% a 72% menos que el salario de los hombres futbolistas.

La queja argumenta que el equipo masculino de fútbol ganó $9 millones por perder en el Mundial del 2014, mientras que las mujeres ganaron $2 millones por ganar. Cada vez que aparecen promocionando una marca, los hombres ganan $3,750 y las mujeres $3,000.

“Somos las mejores del mundo con tres Copas Mundiales, cuatro campeonatos olímpicos y los hombres ganan más dinero por simplemente salir a jugar”, dijo Solo.

“Hemos sido pacientes y esperábamos que la Federación corrigiera este error y compensara adecuadamente a las futbolistas”, dijo Jeffrey Kessler, abogado del equipo femenino de fútbol de los Estados Unidos.

La próxima audiencia en la corte es el 25 de mayo, casi dos meses antes de los Juegos Olímpicos en Brasil.