Francisco Moya en medio de las banderas de los Estados Unidos y Ecuador. Imagen Javier Castaño

Eran las 8:30 de la noche. Hacía frío en la ciudad de Nueva York y las urnas de votación cerraban en media hora. Francisco Moya saludaba a los votantes frente a la escuela pública 69 de Jackson Heights, Queens. Lucía tranquilo. A las 9 de la noche se convertiría en el primer político de origen ecuatoriano en ser elegido a un puesto público en los Estados Unidos. Estrechaba la mano de latinos, negros, hindúes, coreanos, afganos y gringos. Este es el vecindario más diverso de esta nación y del mundo y Moya se estaba convirtiendo en su asambleísta.

Para Moya no fue fácil llegar a ser elegido. Lo intentó cuatro veces. Pero esa noche el Partido Demócrata requería de su presencia en Manhattan para celebrar su triunfo y el de Andrew Cuomo a la gobernación del estado de Nueva York. De esta manera, Moya había ganado la carrera política que tanto han anhelado los activistas colombianos, peruanos y últimamente los mexicanos de la Gran Manzana. Los puertorriqueños y dominicanos ya tienen varios políticos electos que representan a sus comunidades.

“Acepto este triunfo con humildad y agradezco el respaldo de los miembros de la comunidad ecuatoriana que visitaron mí sede de campaña y me alentaron en la calle”, dijo Moya, quien nació en 1974 en el Hospital Elmhurst de Queens, a pocas cuadras de donde se hallaba esa noche. “Ahora tengo una gran responsabilidad y el primero de enero comienza mí trabajo para seguir restaurando la dignidad e integridad del estado de Nueva York”.

Moya había vencido en septiembre de este año a Hiram Monserrate en las Elecciones Primarias del Partido Demócrata y se convirtió en candidato único, asegurando así su triunfo este 2 de noviembre. Monserrate le cortó la cara a su novia ecuatoriana Karla Giraldo cuando era concejal y “secuestró” el Senado de Nueva York. Dos errores que le costaron su derrota política y personal.

Moya se crió en el vecindario de Corona. Fue en la esquina de la avenida 46 con la calle 102 en donde comenzó a ver el mundo y a tratar de arreglarlo. A Moya siempre le ha gustado organizar a sus vecinos para limpiar las calles y las paredes y para enfrentar otros problemas como las pandillas y la prostitución callejera. Siempre viste trajes de lujo, corbata y zapatos recién lustrados. Se expresa bien en ambos idiomas, aunque prefiere hablar en inglés.

Su mamá se llama María y su papá Edgar y su hermano mayor tiene el nombre del papá. “Conozco los buenos valores de su familia y estoy seguro que se los trasmitieron a Francisco”, dijo Aida González, ex candidata política de origen ecuatoriano que trabajó como Directora Cultura del Queens. “Esta ha sido la mayor victoria política de los ecuatorianos en los Estados Unidos y espero que responda a esa responsabilidad.

“De esta manera se abre un nuevo capítulo de la comunidad ecuatoriano-americana en los Estados Unidos y creo que Francisco tiene los valores y la honestidad para responderle a la comunidad”.

Francisco Moya, a la izquierda, y Aida González-Harrín, a la derecha, la noche de la votación en que fue elegido asambleísta del condado de Queens.

Francisco Moya saludando a hindúes que votaron por él.

A pocas cuadras de allí se hallaba Carmen Velázquez, la primera juez de origen ecuatoriano elegida a la Corte Civil de Queens. “Moya hará un buen trabajo porque es joven y talentoso y porque va a ayudar a los hispanos”.

La jueza de Quito hablaba con la abogada colombiana Mercedes Cano, quien no se mostró tan optimista. “Necesitamos que Moya se preocupe por la juventud, por ofrecerles parques y librerías. Tengo la esperanza de que pueda hacer algo por este sector de la población”, dijo la abogada Carmen.

Patricia Loaiza, de origen colombiano y quien paseaba su perro por la avenida Roosevelt, dijo que no había votado porque no tiene documentos, pero que tampoco conocía a Moya.

Carmen Grellet vive hace 40 años en la calle 81 de Jackson Heights y dijo que votó por Moya “porque es joven y puede hacer algo por los jóvenes y los ancianos. Espero que así sea”, dijo Grellet apoyándose en su bastón mientras se dirigía a su apartamento en medio de la oscuridad.

“Voté por Moya porque mis amigos latinos me dijeron que era buena gente y porque lo he visto en los alrededores de su sede de campaña”, dijo Nick Urabie sosteniendo la cadena para que su perro pitbull no se escape y muerda a los votantes.

Frances Liccione no quiso hablar de Moya o del resto de los políticos demócratas. “Voté por todos los candidatos republicanos porque los demócratas usan a los inmigrantes para dejarlos en la pobreza y seguir beneficiándose económicamente”, dijo Liccione. Esta mujer de origen italiano criticó a los latinos por no preocuparse por aprender inglés y por no participar activamente en la sociedad, “integrándose y votando en las elecciones”.

Moya dijo que luchará por la reforma de inmigración, pero no quiso opinar sobre una amnistía general: “Eso es algo del gobierno federal”. Tampoco conocía bien la estrategia de la oficina de Seguridad Nacional conocida como Comunidades Seguras e insistió en que luchará contra la prostitución y el crimen que está avanzando en este vecindario. “Primero tenemos que mejorar la economía, crear trabajos y controlar el costo de la vivienda y los arriendos que están muy altos”.

Moya fue candidato del Partido Demócrata y también recibió el apoyo del Working Family Party, un tercer partido que ha ganado poder en los últimos años por su lucha a favor del aumento del salario mínimo, los días de enfermedad pagos y una política que obligue a los ricos a pagar más impuestos.

Las sede de campaña de Francisco Moya en la avenida 37 de Jackson Heights, Queens.

A nivel local, el senador de Queens, José Peralta, venció a su oponente republicano e independiente Richard LaSalle. La diferencia fue de 82% para el demócrata Peralta y 18% para el abogado republicano LaSalle. A nivel histórico, en Queens siempre gana el candidato demócrata que triunfe en las elecciones primarias.

Mario Cuomo, fiscal del estado de Nueva York, fue elegido como gobernador del estado de Nueva York. “Hay descontento con la clase política, pero hoy nace un nuevo estado de Nueva York”, dijo Cuomo, quien venció a Carl Paladino, candidato republicano que tuvo el apoyo del Tea Party, de orientación ultra conservadora. Cuomo obtuvo el 62% del voto y Paladino el 34%.

Javier Castaño