Aviones de guerra franceses comenzaron a atacar objetivos del grupo Estado islámico en Siria el domingo, de acuerdo con el Ministerio de Defensa de Francia, horas después que la policía nacional lanzara una cacería internacional de los peligrosos sospechosos buscados por su participación en los ataques en París.

El Ministerio de Defensa francés dijo que sus aviones atacaron un puesto de comando y un campo de entrenamiento de terroristas arrojando 20 bombas en Raqqa, la capital de facto de ISIS. El primer objetivo incluyó un puesto de comando, un centro de reclutamiento y un almacén de armas, indicó el Ministerio.

Horas antes, la Policía Nacional de Francia dijo que estaba buscando a Salah Abdeslam, un francés de 26 años, nacido en Bruselas, por su involucramiento en los ataques.

Los ataques en París el viernes que dejaron más de 130 muertos y cientos de heridos fueron organizados en Bélgica y los sospechosos recibieron ayuda en Francia, dijo el el domingo el ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve.

IDENTIFICAN Y BUSCAN AL LIDER TERRORISTA

La policía francesa identificó este lunes al sospechoso de dirigir los ataques del viernes por la noche en París, como el belga Abdelhamid Abaaoud, quien también estuvo relacionado con el frustrado ataque a un tren rápido que se dirigía a esa misma ciudad.

“Él parece ser el cerebro detrás de varios ataques planeados en Europa”, dijo a Reuters una fuente cercana a la investigación.

La radio francesa RTL describió a Abaaoud, de 27 años, como “uno de los más activos ejecutores [del grupo Estado islámico].

En febrero de este año, la revista en línea del Estado islámico, Dabiq, publicó una entrevista con Abaaoud, quien se jactó de haber viajado sin ser detectado por toda Europa, organizado ataques y consiguiendo armas.

Abaaoud también fue identificado el año pasado por varios medios como el hermano mayor de un muchacho de 13 años que salió de Bélgica para convertirse en combatiente en Siria.

A principios de este año, el padre de Abaaoud, Omar, renegó de su hijo mayor del que dijo “ha traído verguenza a nueestra familia”.

“Nuestras vidas han sido igualmente destruidas —dijo. ¿Para qué quiere mater inocentes belgas? Nuestra familia debe todo lo que tiene a este país”, agregó.

La policía francesa también identificó a uno de los terroristas que se inmoló en el teatro Bataclan, como Samy Amimour, de 28 años, quien ya había sido acusado de terrorismo durante una investigación en 2012. Familiares de Amimour dijeron que el sospechoso había viajado a Siria hace dos años.

De igual manera, Ahmad Al Mohamed, de 25 años y nacido en Idlib, Siria fue identificado como uno de los atacantes del Stad de France. De acuerdo a las autoridades, sus huellas corresponden a las de un migrante que pasó a través de Grecia en octubre

Como parte de las investigaciones, la policía francesa realizó más de 150 redadas a lo largo del país, según informó el primer ministro, Manuel Valls.

Las redadas tuvieron lugar el lunes temprano en Toulouse, Grenoble, Jeumont, Lyon y en el suburbio parisino de Bobigny, resultando en la detención de más de 23 personas y la confiscación de armas, incluyendo un lanzacohetes, un rifle Kalashnikov y chalecos antibalas en un apartamento de Lyon.

Redadas similares también se realizon este lunes en distintas ciudades belgas y especialmente en el distrito Molenbeek de Bruselas donde vivieron algunos de los atacantes y que también es hogar para muchos inmigrantes musulmanes.

Valls dijo que Francia “ha evitado varios ataques”, pero advirtió que podría haber más “en los días próximos, en las semanas próximas”.

El primer ministro dijo que no está tratando de asustar a la gente “estamos viviendo y estaremos viviendo por largo con esta amenaza terrorista y necesitamos prepararnos para ataques futuros”. Voa