El Fiscal Schneiderman en conferencia de prensa. Foto cortesia

El Fiscal Schneiderman en conferencia de prensa. Foto cortesia

El Fiscal General Eric T. Schneiderman y el Abogado de la ciudad de Nueva York, Zachary W. Carter, anunciaron hoy una demanda por $180.000.000 contra United Parcel Service, Inc. por entregar de forma ilegal más de 136 millones de cigarrillos – o casi 700.000 cartones- sin pagar impuestos a través del Estado de Nueva York, en violación de las leyes federales y estatales. La demanda fue presentada en forma conjunta en la corte federal de Manhattan por el Estado de Nueva York y la Ciudad de Nueva York.

«El flagrante desprecio de UPS por las leyes federales y estatales de impuestos y de salud pública significó que decenas de millones de cigarrillos baratos libres de impuestos, han sido enviados a los neoyorquinos», dijo el Fiscal General Schneiderman. «UPS ha engañado a este estado por millones en ingresos y está ayudando a que los cigarrillos ilegales de bajo costo estén a la disposición de nuestros jóvenes, que se encuentran desproporcionadamente atraídos a fumar por menores costos. Comprometidos a desalentar que nuestros niños fumen, debemos detener el flujo de cigarrillos libres de impuestos. Para limitar el tabaquismo, que sigue siendo la causa número uno de la prevenible crisis de salud pública, debemos detener el flujo de cigarrillos ilegales y hacer cumplir la ley».

«UPS ha cerrado deliberadamente los ojos ante el hecho de que millones de dólares en cigarrillos libres de impuestos se envían cada año a través de sus instalaciones», dijo el abogado de la ciudad de Nueva York Zachary W. Carter. «Las entidades que envían estos cigarrillos a través de UPS tienen enormes ganancias por evitar el pago de impuestos requerido. Las tasas percibidas por UPS para enviar estos cigarrillos libres de impuestos se pagan de estos beneficios ilegales. La acción de hoy tiene la intención de tomar el beneficio de UPS en esta empresa y buscar sanciones suficientes para desalentar a otras empresas de correo de facilitar la venta ilegal y la entrega de cigarrillos libres de impuestos».

La demanda conjunta contra UPS alega que, por lo menos entre 2010 y 2014, la compañía realizó más de 78.500 envíos ilegales de cigarrillos a los consumidores y otros destinatarios no autorizados en el Estado de Nueva York, que asciende a más de 683.000 cartones de cigarrillos libres de impuestos y una pérdida fiscal directa del estado y la ciudad de más de $ 29.7 millones  y $ 4.7 millones, respectivamente. Los envíos se hicieron en clara violación de las leyes federales y estatales, así como un acuerdo previo que UPS entró con la Oficina del Fiscal General del Estado de Nueva York en 2005, en el que UPS acordó el cese de todas las entregas de cigarrillos a receptores no autorizados, tales como residencias y distribuidores sin licencia, tanto en Nueva York y como en todo el país. La demanda alega que la compañía que participan en un patrón de actividad de delincuencia organizada con varios distribuidores de cigarrillos para traficar  cigarrillos de contrabando en violación de la Ley Federal.

Del número total de entregas de UPS en el estado de Nueva York, casi 36 mil fueron a direcciones en los cinco condados y al menos 70 fueron marcadas, según los propios registros de UPS, como si hubieran sido entregadas a un niño. Bajo la ley de Nueva York, es ilegal la venta de cigarrillos a menores de edad.

La investigación y demanda conjunta se basan en los documentos obtenidos de UPS. Los documentos muestran que UPS hace decenas de miles de envíos de cigarrillos a los consumidores de Nueva York a nombre de vendedores de cigarrillos sin licencia ubicados en las Reservaciones Indígenas de todo el estado. Los envíos violaron la Ley de Salud Pública de Nueva York 1399-ll, que prohíbe, entre otras cosas, el envío directo de cigarrillos a los hogares o residencias en el estado. Además, como estos cigarrillos no llevaban estampillas fiscales del Estado de Nueva York o la ciudad de Nueva York, los envíos violaron la Ley Federal de Contrabando y Trafico de Cigarrillos (ACTC), que prohíbe específicamente los envíos de más de 10.000 cigarrillos libres de impuestos en una jurisdicción donde estampas fiscales de cigarrillo son requeridas por la ley estatal o municipal.

Los envíos procesados por UPS también están prohibidos por la Ley Federal de Prevención de Todo Tráfico de Cigarrillos (PACT)  y por la legislación fiscal del Estado de Nueva York. Con múltiples violaciones de la ACTC federal, UPS se dedicó a un patrón de actividad de delincuencia organizada con los distintos distribuidores de cigarrillos. Por lo tanto, el estado de Nueva York tiene derecho a triplicar daños bajo la Ley Federal de Organizaciones Delincuenciales, también conocida como la Ley RICO, por valor de más de $ 89 millones.

El Acuerdo Desistimiento alcanzado por la Fiscalía General con UPS en 2005 establece que esta empresa debe pagar al Estado una sanción estipulada de $1000 por violación, que asciende a aproximadamente $78,5 millones de dólares.

Daños y perjuicios y sanciones por un total de más de $180 millones:

  • $ 78.500.000: Sancionesadeudadas al Estadocomo resultado deviolacionesdeacuerdo de 2005con la Fiscalía General
    ● $ 89.1 millones: daños para el Estado bajo RICO
    ● 14.1 millones dólares: daños para la Ciudad bajo RICO

La demanda de UPS es similar una demanda conjunta por $70 millones de dólares presentada contra FedEx en 2014 por los envíos ilegales de cigarrillos a los neoyorquinos. Más información acerca de esta demanda está disponible aquí: http://www.ag.ny.gov/node/37053

El Fiscal General Schneiderman ha liderado iniciativas contra el tabaco, incluyendo un esfuerzo nacional pidiendo a las principales farmacias dejar de vender los productos del tabaco. Además, para combatir aún más la probabilidad de adicción a la nicotina entre nuestros jóvenes, el Fiscal General Schneiderman ha patrocinado un esfuerzo multi-estatal de los fiscales generales instando al federal Food & Drug Administration («FDA») a promulgar normas que restringen la fabricación, comercialización y la publicidad de los cigarrillos electrónicos (e-cigarrillos). Para obtener más información sobre estas iniciativas, haga clic aquí: http://ag.ny.gov/node/37002

Su oficina también ha llevado a cabo con éxito una serie de esfuerzos para mantener el tabaco fuera de las manos de los jóvenes neoyorquinos. Bajo su liderazgo, la Oficina de Cumplimiento de Tabaco del estado ha tomado medidas enérgicas contra sitios web que venden ilegalmente cigarrillos o que proporcionan los adolescentes con fácil acceso al tabaco, y desarticuló las tiendas de cigarrillos llamadas «hágalo usted mismo», tanto del norte del estado y en la ciudad de Nueva York, que eran populares entre los adolescentes y adultos jóvenes. La Fuerza de Tarea Contra el Delito Organizado de la Fiscalía General también desarticuló una red de tráfico de cigarrillos que operaba a lo largo y ancho de la costa este.

El Departamento Legal de la Ciudad de Nueva York ha puesto en marcha numerosas demandas en contra de los traficantes de cigarrillos. La oficina se ha asociado con la oficina del Fiscal General en acciones contra FedEx y UPS, ha concluido demandas exitosas contra otros servicios de entrega a domicilio, correos comunes, mayoristas de cigarrillos, vendedores  de la reserva y de internet y  proveedores de fuera del Estado. La ciudad se impuso ante un reto por los principales fabricantes de tabaco a una ley local que prohíbe la venta de cigarrillos con descuentos (por ejemplo, dos paquetes por el precio de uno).

La demanda en contra de UPS se está manejando en nombre del Estado por el Fiscal Adjunto Christopher K. Leung con Dana Biberman, Jefe del Buró de Cumplimiento de Tabaco de la Fiscalía General. El Fiscal General Ejecutivo Adjunto para la Justicia Social es Alvin Bragg y Primer Fiscal de Litigios Afirmativos es Janet Sabel.

La demanda está siendo manejada en nombre de la ciudad por Abogado Adjunto Leonard Braman con Eric Proshansky, Jefe Adjunto de la División de Litigios Afirmativos del Departamento Legal de la Ciudad de Nueva York. La Jefa de la División es Gail Rubin. La oficina del Sheriff de la Ciudad de Nueva York apoyó las investigaciones.