La delegación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) que participa en las conversaciones de paz con el gobierno colombiano ratificó hoy su voluntad de continuar los esfuerzos para alcanzar el objetivo final

Estamos aquí en trinchera de La Habana resueltos a alcanzar la victoria de la paz con el apoyo de la movilización social, el concurso de los jóvenes, mujeres, campesinos, pueblos indígenas, comunidades afro, población urbana y raizales, subrayó el jefe de la representación de las FARC-EP, Iván Márquez.

El fin de la confrontación armada mediante el diálogo civilizado es una necesidad del momento, señaló Márquez en un comunicado.

Las castas oligárquicas -indicó- deben alejarse de sentimientos mezquinos y excluyentes porque los colombianos piden una paz que les garantice pan, empleo, tierra, salarios justos, salud y educación gratuitas, vivienda digna, transporte barato, servicios públicos, conectividad, respeto a la biodiversidad y al medio ambiente.

No queremos, subrayó, que confundan las causas del conflicto con palabras que asusten como comunismo, narcotráfico o terrorismo, pues estas sirven de comodines para prolongar la guerra y justificar la injerencia extranjera en el conflicto interno.

Tengan en cuenta que el derecho a la rebelión es una respuesta a los abusos del poder, contra sus atropellos y desafueros, puntualizó Márquez, quien destacó el pensamiento político y militar del guerrillero Manuel Marulanda. PL