Clientes satisfechos atraen más clientes y es el camino al éxito de su empresa.

Cliente satisfecho cliente que regresa. Miles de productos similares en tiendas de similar formato y en una misma área geográfica. Entras a comprar algo y comienzan a jugar otros factores externos: ¿qué sucede para que te quedes un poco más? ¿por qué compras otras cosas que quizás no necesitas? ¿qué hace que compres allí y no en Internet? ¿qué hace que vuelvas de nuevo? ¿por qué compras algo con un precio un poco mayor y además quieres volver?

La venta es el motor de un negocio y los clientes son los que hacen que ese motor se mantenga en movimiento. Por eso las empresas han creado mecanismos ingeniosos para fidelizar a sus clientes. Sin embargo y luego de garantizar una buena calidad, un buen precio y la accesibilidad a los productos, lo que hace la diferencia es la conexión personal que genera la marca a través del servicio al cliente. Esa relación que ofrecen los jefes y empleados es lo que se llama el “momento de la verdad”, ese instante donde el cliente dice “si, compro”.

Ya se sabe que no es solo carisma o buen trato, eso es lo mínimo. Personas compran personas, lo cual significa que más allá del producto lo que necesitan los clientes es sentirse tratados con respeto, de manera única y que esa experiencia de conexión con su proveedor sea “memorable”.

Esto no se logra simplemente con el buen deseo de hacerlo bien ni con las instrucciones para “tratar bien al cliente”. Se logra garantizando desde el inicio un adecuado proceso de reclutamiento, una formación en las herramientas necesarias y el acompañamiento efectivo de los colaboradores, los equipos de trabajo y los dueños de empresa para crear una cultura que conozca, comprenda y valore al cliente. Mucho más allá de lo que esté escrito en los anuncios al consumidor o en los estatutos de la visión y misión de la empresa.

“Las personas siempre regresan a los lugares donde se sintieron felices”, dice el dicho. ¿Es tu negocio un lugar adonde tus empleados, clientes y proveedores quieren volver?

Liliana Torella y Dayana Cabezas

Consultoras empresariales / Be Growth Consulting

www.begrowthconsulting.com / contact@begrowthconsulting.com