Evo Morales, presidente de Bolivia, en la Naciones Unidas.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, planteó cuatro puntos en las Naciones Unidas para reducir la pobreza: La nacionalización de los recursos naturales, reglamentar la inversión extranjera para favorecer al estado, garantizar los recursos humanos como los servicios básicos y romper las cadenas del Fondo Monetario Internacional

Pronunció su discurso en la Asamblea General de la ONU reunida para evaluar los Objetivos de Desarrollo del Milenio y se concentró en cómo los países en vía de desarrollo, como los latinoamericanos, pueden aspirar a un futuro mejor.

Lo primero, dijo Morales, debe ser la nacionalización de los recursos naturales y la recuperación de las empresas estatales de manera que los dividendos que generen se queden en los países y beneficien a los pueblos.

“Segundo, establecer soberanamente reglas para la inversión extranjera que aseguren que la mayoría de los beneficios sean para el Estado, y haya reinversión de las utilidades en el país”, explicó.

El mandatario lamentó que los servicios básicos en muchos países estén en manos del sector privado y sugirió considerarlos derechos humanos, incluyendo además del agua, a la electricidad y la comunicación.

Además, Morales propuso romper con la dependencia del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial y crear una institución financiera del sur para los países en vías de desarrollo que no imponga condiciones y ajustes estructurales.

“Cuando Bolivia estaba sometida al Fondo Monetario Internacional, Bolivia nunca se levantaba. Ahora que nos hemos liberado del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial … esperamos liberarnos socialmente, culturalmente, financieramente, y económicamente. Sin el Fondo Monetario Internacional ahora estamos mejor que antes”, enfatizó.

El presidente boliviano también destacó que la injusta distribución de la riqueza es la causa de la pobreza, y sostuvo que los modelos económicos vigentes no ofrecen ninguna solución para acabar con ese flagelo.