Lucy Cuadros bailando con su parejo y abanico en mano. Fotos Javier Castaño

En el Senior Center de Elmhurst y Jackson Heights no creen en la vejez. “Esta fiesta está requetebuena y eso que estoy trasnochada”, dijo Lucy Cuadros mientras bailaba y agitaba su abanico en la fiesta de Navidad. “Bailando la vida no es tan aburrida y para qué aburrirse”. Este Centro hace todos los años la fiesta de Navidad y en esta ocasión acudieron casi 500 personas mayores.

“Tenemos que agradecerle a Eduardo Giraldo porque es una persona maravillosa”, dijo Cuadros mientras bailaba con su pareja la canción ‘El año viejo’. Además de Giraldo, las personas mayores que acudieron a la fiesta de Navidad también tienen motivos para agradecer a Lucy García, directora del “El Centro” como se le conoce cariñosamente.

“Muchos de nuestros clientes viven solos porque no tienen familia o su familia no vive en Nueva York. Pero nosotros estamos aquí para que se sientan en familia”, dijo García al lado del árbol de Navidad que adornaba el inmenso salón en donde se hizo la fiesta.

Lucy García, directora de "El Centro".

El Elmhurst-Jackson Heights Senior Center tiene más de 10,000 personas inscritas y todos los días atiende alrededor de 450 personas. “El dinero que da el gobierno no alcanza y por eso hacemos rifas y otros eventos para poder seguir adelante con todos los programas que le ofrecemos a las personas de edad avanzada”, dijo García.

“Por eso es que nosotros los Leones ayudamos a este centro, para servirle a la comunidad, mantener nuestras tradiciones y atender a los ancianos de la misma manera que atendemos a los niños en Navidad”, dijo Giraldo. “Hay muchas personas viviendo solas y estamos obligados a sacarlos de sus apartamentos para que se diviertan y compartan”.

Giraldo y un equipo de voluntarios estuvieron preparando la comida durante varios días. Contribuyeron a la fiesta de Navidad personas como Walter Sinche, María Guillén, Fernando Tapia, Jorge Zamora, William Márquez, Gustavo Berrio, Romana Galezo, Galo Veicochea, Inés Vimos, Eric Minga, Rebeca del Valle, Patricia Mahecha, Gloria Cardona y Gloria Rodríguez.

Eduardo Giraldo, al fondo, acompañando a los voluntarios que servían comida a las personas mayores en la fiesta de Navidad.

Sophie Kopechessi y Lela Pervolarakis.

Al Centro y a la fiesta de Navidad no sólo acuden latinos, sino personas de diversas nacionalidades como filipinos, chinos, estadounidenses, griegos y coreanos, para mencionar algunas nacionalidades. Sophie Kopechessi, de origen italiano, y Lela Pervolarakis, de origen griego, bailaban tomadas de la mano y sonreían al ritmo de la música latina.

La música estuvo a cargo de Juan ‘El pianista’, quien hizo que los asistentes bailaran y pidieran más canciones para seguir bailando. Alex y la revolución vallenata, que interpretó temas de la Costa Atlántica colombiana para el deleite de los asistentes. Y el DJ Lugo que supo colocar los temas “más pegados” y aquellos que pertenecen a la viejoteca…

Juan el pianista entretuvo a los asistentes, quienes pidieron más música.

“Esta es una fiesta muy bonita y le agradezco a los organizadores porque estamos compartiendo e integrándonos”, dijo Fernando Calvo sentado en una de las mesas decoradas con arreglos de Navidad.

“Es una fiesta muy linda y alegre. Hay un espíritu de juventud y no de viejitos. Aquí no hablamos de política, sino de lo hermosa que es la vida”, dijo Marta Celis mientras se desplazaba por la pista de baile agitando su traje largo y exhibiendo su hermosa sonrisa. Se mostraba muy alegre.

Magna Díaz, la gerente general del Banco Popular de la calle 83 y la avenida Roosevelt, estaba en la fiesta contribuyendo a la alegría. “Personalmente siempre me ha gustado ayudar. Algunas veces contribuyo con el pulguero para recolectar fondos y otras veces vinculo a empresarios del área para que contribuyan con este centro”, dijo Díaz.

“El año pasado estuve ayudando en esta fiesta y me encantó porque pude ver la alegría de las personas mayores, bailando, comiendo y hablando en familia”, dijo Natalia Cardona, una de las voluntarias que sirvió comida durante todo el día. “Mi mamá, Gloria Cardona, fue la que me trajo a este fiesta y le agradezco. Me siento feliz al saber que estas personas no están solas en un apartamento y que están aquí disfrutando de la vida”.

Más de 450 personas acudireon a la fista de Navidad organizada por el Club de Leones Universal de Queens que dirige Eduardo Giraldo.