En Venezuela hay escasez de comida, agua, medicina, luz y conexión celular y por eso la gente sale a la calle a enfrentar al gobierno.

La Asamblea Nacional de Venezuela aprobó en sesión extraordinaria la declaración de estado de alarma nacional tras el apagón que vive el país desde el jueves 7 de marzo propuesto por el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó.

El decreto propuesto por Guaidó declara estado de alarma en todo el territorio nacional “debido a la calamidad pública generada por la interrupción sostenida del suministro eléctrico” por al menos 30 días.

El texto, entre otras cosas, también ordena a las fuerzas de seguridad no impedir las protestas ciudadanas y se instruye al personal del servicio exterior hacer los contactos para la cooperación técnica necesaria y así poder superar la crisis.

Igualmente se pide a las autoridades encargadas ahorrar el combustible para permitir el funcionamiento adecuado de los equipos del sistema eléctrico, por lo que se ordena la suspensión del suministro de crudo a Cuba.

Ante sus colegas parlamentarios, Guaidó aseguró que la crisis generada por esta importante falla eléctrica “viene a agravar la tragedia del día día del venezolano”.

Reiteró que ya ha hecho contacto con gobiernos aliados para seguir insistiendo en el ingreso de la ayuda humanitaria y de «soluciones a la crisis”.

Pidió a los diputados apoyar este decreto de “alarma, emergencia, de catástrofe” producto de la corrupción, “de la no observancia de la norma”, de un régimen “sádico que llevó a la miseria al pueblo de Venezuela”.

El líder opositor refutó las versiones oficiales del apagón, un saboteo externo y un ataque cibernético al sistema, y afirmó que: “no, no hay normalidad en Venezuela. Y no vamos a ser nosotros quienes normalicemos una tragedia como ésta, y por eso este decreto”.Voa