Fanny Méndez trabajando. Foto Gloria Medina

“Realmente estoy enamorada de mi trabajo”, dijo Fanny Méndez al expresarse sobre la labor que desempeña en construcción desde hace tres meses.

Además de encantarle su trabajo, Méndez, de 50 años, dice que el “ser apreciada, valorada” por el jefe es lo que la hace sentir más contenta. “Que un jefe, judío, alguien de otra cultura lo felicite a uno por el trabajo que hace y esté agradecido es lo mejor”.

El primer día de trabajo le dieron la señal de “Stop”, para detener el tráfico mientras que otros trabajadores descargaban material de un camión, recordó Méndez.

“Tenía que detener el tráfico y proteger a los peatones”, dijo Méndez, quien llegó a Nueva York hace tres años. “En mi país Ecuador les llaman vigilantes de tráfico y siempre me llamó la atención y cuando me vi haciéndolo aquí en Nueva York, me sentí grande. Con poder. Especialmente cuando detuve un carro de la policía y los agentes se detuvieron hasta que yo les di el paso”.

Pero no todo es color de rosa, a Méndez también le han dicho “¿y sólo por sostener un aviso o una bandera te pagan?”.

“No es agradable escuchar esos comentarios, porque la gente desconoce las horas que tenemos que estar afuera sin importar el frio o el calor que haga”, dijo Méndez, quien realiza otros trabajos dentro de las obras de construcción. “Tampoco saben del peligro que uno corre mientras está haciendo el trabajo”.

Según Méndez, el trabajo no es fácil, pero ha recibido todo el apoyo moral de su única hija.

En su vida familiar, Méndez se entrega por completo a sus otros amores: sus dos nietos, por quienes se vino a este país para verlos crecer.

“Ellos son mi vida”, dijo esta latina. “No vivimos juntos, pero los veo todos los fines de semana”.

Fanny Méndez se protege del frío mientras trabaja en construcción. Foto Gloria Medina

Aunque Méndez no planea mucho su futuro, lo único que sabe es que va a celebrar Navidad y fin de año junto a su familia y siguiendo las tradiciones.

“Entre todos cocinamos, oramos, jugamos al amigo secreto y hacemos la entrega de regalos”, concluyó Méndez.

Gloria Medina