Senadora estatal Jessica Ramos y Yesenia Mata de La Colmena. Fotos cortesía

Por Jessica Ramos y Yesenia Mata

Las elecciones de 2020 serán una de las más importantes de nuestra vida. Esto no es una exageración.

Los resultados determinarán si nuestra nación valora nuestra tradición de inmigrantes o si nos convertimos en una nación que encarcela a niños y familias.

Nuestros padres, de Colombia y México, eran indocumentados. Así como ellos lucharon para darnos una vida mejor, nosotras estamos comprometidas a luchar por otros que persiguen el sueño americano.

Los indocumentados no pueden votar. Pero muchos de nosotros que somos ciudadanos sí podemos. Es por eso que debemos comprometernos a votar en pro de nuestras comunidades inmigrantes. Las comunidades de color, como los inmigrantes, se han visto desproporcionadamente afectadas por la crisis económica y de salud provocada por la pandemia COVID-19.

Para agravar el trato desigual de los inmigrantes, los trabajadores indocumentados fueron excluidos en gran medida de las emergencias federales como el CARES Act.

Los médicos, enfermeras y otros trabajadores de la salud han recibido aplausos a diario por el trabajo que realizaron para salvar vidas durante la crisis.

También hubo muchos otros trabajadores inmigrantes que realizaron todo tipo de trabajo crítico, poniéndose en peligro en el proceso. Esto incluye a jornaleros y los empleados de restaurantes y mercados de comida — trabajo que muchas veces es mal pagado con beneficios mínimos.

Estamos promoviendo una legislación que establecerá un fondo para estos trabajadores que no calificaron para alivio federal o el seguro de desempleo. Este es parte de nuestra lucha por los trabajadores indocumentados.

Nuestro voto, sin embargo, es el poder principal que puede generar un cambio positivo a nivel municipal, estatal y federal. El aumento de los votantes latinos en la ciudad de Nueva York es una señal de nuestro poder.

En comparación con las primarias de 2014, cuando los latinos constituían el 17% del electorado general de la ciudad de Nueva York (47,592 votantes), en 2018 los latinos aumentaron su porcentaje de votantes al 20% del electorado de la ciudad, con 169,667 latinos yendo a votar

En los últimos tres años, Donald Trump ha encarcelado a niños inmigrantes, ha cerrado la frontera a los refugiados y ha enviado a la migra para aterrorizar a nuestras comunidades arrestando a inmigrantes y ciudadanos por igual.

Donald Trump necesita saber qué no puede atacar a nuestra comunidad con impunidad. Nuestro voto puede proteger a los inmigrantes y hacer que el presidente rinda cuentas.

Más aún, Joe Biden tiene que demostrar valor y que está comprometido a detener las deportaciones injustas cuando asuma el cargo de la presidencia y garantizar que todos en nuestra comunidad latina puedan tener oportunidades económicas.

Estaremos observando ambos partidos, educando a la comunidad latina y asegurándonos que los inmigrantes no sean utilizados como una pelota de fútbol política para ganar votos.

Al final, lo que importa es que vayamos a votar para mostrar nuestro poder y ser una voz para tantos otros. Independientemente de la incertidumbre que pueda resultar en las elecciones de noviembre, lo que está claro es que nuestra comunidad indocumentada no estará sola.

Jessica Ramos es senadora estatal representando Queens. Yesenia Mata es directora ejecutiva de La Colmena