El Papa Benedicto XVI.

El Papa Benedicto XVI pidió perdón y dijo estar avergonzado por los casos de abuso sexual infantil que han cometido sacerdotes católicos en diversas partes del mundo.

Durante una misa en la catedral de Westminster, máximo recinto católico de Inglaterra y Gales, el Papa expresó su “tristeza profunda por los ‘crímenes’ de abuso infantil”.

“Sobre todo expreso mi tristeza profunda a las víctimas inocentes de estos crímenes despreciables”, afirmó el pontífice.

“…que el poder y la gracia de Cristo, su sacrificio de reconciliación traigan curación y paz a sus vidas”, agregó el Papa ante los invitados especiales que acudieron a la homilía que comenzó a las 10:00 horas y tuvo una duración de casi dos horas.

Benedicto XVI también reconoció la “vergüenza y humillación que todos nosotros hemos sufrido por estos pecados”.

Mientras tanto, activistas sociales se preparaban para manifestarse en el centro de Londres en contra del abuso infantil en instituciones católicas en varios países del mundo.

En contraste, cientos de personas comienzan a llegar a Londres para asistir a la vigilia nocturna que encabezará el Papa en el céntrico parque de Hyde Park.

Por la mañana, antes de presidir la homilía, Benedicto XVI se reunió por primera vez en esta visita oficial con el primer ministro británico David Cameron, quien no había podido entrevistarse con el Papa porque atendió el viernes los funerales de su padre.