El nuevo Club Político Hispano de Queens. Fotos Javier Castaño.

El calor y la humedad no derriten los ánimos de los políticos latinos de Queens. Y el periódico QueensLatino.com sale a la calle con una edición dedicada a la política, con un payaso en la portada y 13 artículos que justifican la payasada. El líder del Partido Demócrata, Joseph Crowley, es blanco de los ataques. A Hiram Monserrate lo apoyan varias mujeres y también el ex candidato Eduardo Giraldo, quien coordinó una actividad de recolección de fondos con la presencia de Karla Giraldo, que no puede votar por su novio Monserrate. Pero vamos por partes.

La nueva portada de QueensLatino.com que comienza a distriburse ésta semana. Búsquelo.

El Club Político Hispano de Queens se formó ésta semana, a sólo 15 días de las elecciones primarias del partido demócrata. ¿Sus ideólogos? Luis Castro, asesor de campaña de candidatos políticos partidistas, y Louis Marbach, quien se identificó como organizadora política y quien alguna vez fue candidata demócrata.

“Este es un club político sin orientación partidista”, insistió Castro bajo un frondoso árbol al lado de la fuente de agua que refrescaba el Parque Flushing en donde se está realizando el Abierto de Tenis de los Estados Unidos. “Vamos a entrevistar candidatos y a endosar a los más valiosos”.

Castro y Barbach dicen que esta idea comenzó a gestarse hace 10 años y que “ahora es el momento de ejecutarla”. Que los latinos han crecido numéricamente y que están regados por todo el condado, “pero que nadie les pone atención”. ¿Por qué será?

La Junta directiva del Club Político Hispano de Queens está integrada por Castro y Bach, además de Washington Sedeño, Blanca Ortiz, Rosemary Carrillo, Alirio Orduña y Naila Rosario. Los organizadores del acto político al aire libre en un día tan caliente no entregaron esta lista y también tuvieron problemas para acordarse de los nombres de las personas que integran su directiva. Sería por el calor y la humedad.

Entre los invitados al caluroso acto político estuvieron Manuel Pérez, Enrique Oliveros, Julio Bonifaz, Luis Lema y Cumanda Wiesner. “Este es un club para la unión de los latinoamericanos y aceptamos todas las tendencias ideológicas desde que sean innovadoras”, dijo Washington. “Había que hacerlo algún día y aquí estamos para trabajar por el bienestar de los latinos de Queens”.

“Vamos a trabajar en grupo y a despertar a los hispanos”, añadió Wiesner.

“Vamos a unir al pueblo para tener más fuerza y que nos valoren y respeten”, dijo Ortiz.

Mientras los nuevos integrantes del oportunista Club Político Hispano de Queens se secaban el sudor, el candidato Hiram Monserrate realizaba en acto político en un establecimiento comercial de Jackson Heights, con aire acondicionado y muchas mujeres a su alrededor, católicas y protestantes y ateas y quién sabe qué más. La prensa también se hizo presente.

El candidato Hiram Monserrate rodeado de mujeres del vecindario que dijeron que votaría por él

“Soy amigo de Hiram Monserrate porque reconozco la importancia de su trabajo como político y sus valores como ser humano”, dijo el reverendo Andy Torres sin titubear y a pocos pasos de Karla Giraldo, la novia del candidato a la Asamblea de Queens. Monserrate enfrenta a Francisco Moya el próximo 14 de septiembre en las elecciones primarias del Partido Demócrata por el distrito 39 de la Asamblea, posición que dejó José Peralta para sentarse en la silla senatorial que ocupaba Monserrate.

“Monserrate es un hombre que respeta a las mujeres”, dijo Juanita González. “Es un caballero cristiano y decente”, añadió Blanca Borja, de inclinación católica. “Monserrate pone su vida por el progreso de la comunidad y que Dios lo bendiga”, concluyó Jenny Estrada.

“Monserrate fue nuestro primer líder y va a barrer con su oponente en la Asamblea y volverá a Albany si Dios quiere”, dijo Miguel López, presidente del Comité Político Latinoamericano (Copola).

Luz Hernández, otra de las mujeres que acudió a apoyar a Monserrate, dijo: “Siempre he estado a sus pies porque es el único que ha trabajo por las escuelas y el progreso del vecindario. Ojalá que todas las mujeres voten por Monserrate ”.

Ramón Báez fue el que tomó la vocería en éste acto político de las mujeres en apoyo al candidato Monserrate y fue el que repartió el micrófono. “”Hiram ha sido un luchador por la comunidad”, dijo Báez.

El apoyo fuerte vino de parte de Eduardo Giraldo, un comerciante de la zona que ha sido candidato al concejo y ha decidido enfrentar al Partido Demócrata y sumarse a las filas de Monserrate. “Tuve el honor de trabajar con Monserrate en la aprobación de varios proyectos de ley para quitar multas de estacionamiento e fomentar los negocios entre la ciudad de Nueva York y los pequeños empresarios.

Monserrate repartió besos y contó con el apoyo de Eduardo Giraldo.

“Monserrate no es una marioneta del Partido Demócrata y ha pagado un precio muy alto por haber atacado a su novia Karla, quien ahora está a su lado”, dijo Giraldo despertando el aplauso de las 35 personas que acudieron al acto de apoyo a Monserrate, 20 de las cuales eran mujeres residentes del área que dijeron que iban a votar por el ex concejal y ex senador.

“Esta es la voz del pueblo en contra de la maquinaria demócrata y Moya no quiere debatirme”, dijo Monserrate al final del acto. “Gracias a las damas que vinieron a apoyarme. Estoy consciente de los errores que he cometido y he sido pecador, pero ya pedí disculpas al pueblo, a las mujeres y a Karla.

“La gente me puede juzgar, pero por mis 10 años de trabajo como político”, concluyó Monserrate para salir del recinto a seguir haciendo campaña.

En la noche Monserrate estaba en una reunión para recaudar fondos. Allí llegó Orlando Tobón a ofrecerle su apoyo. Hubo vino, emparedados, galletas, agua y verduras. Rodaron algunos sobres con dinero adentro. La risa de Karla Giraldo se escuchaba en la distancia y los ojos de los asistentes la seguían a cualquier rincón en donde se metía. “No puedo votar por Hiram porque no vivo en su distrito político”, dijo Karla, de origen ecuatoriano al igual que Moya.

Cuando Monserrate y Karla abandonaron el salón, la conversación subió de tono y algo quedó en claro: la comunidad latina de Queens necesita crear sus propios líderes con libertad de pensamiento y acción y sin pasados imperfectos.