«En nombre de mi país, Estados Unidos, acogemos con beneplácito este nuevo comienzo con el pueblo y el gobierno de Cuba» dijo el secretario de Estado, John Kerry, en español.

Artículos relacionados

Fidel Castro reclama compensación a EE.UU.

Fidel Castro celebró su cumpleaños junto a sus dos principales «amigos» y aliados regionales los presidentes de Bolivia y Venezuela, Evo Morales y Nicolás Maduro.

Piden a Kerry presionar por libertad de prensa en Cuba

El presidente del Club Nacional de Prensa dice que EE.UU. debe utilizar todas las herramientas a su disposición para apoyar la libertad de prensa en Cuba.

La bandera estadounidense fue izada este viernes en la embajada de Estados Unidos en La Habana en una ceremonia en la que participó el secretario de Estado, John Kerry, y otros funcionarios estadounidenses y cubanos.

«En nombre de mi país, Estados Unidos, acogemos con beneplácito este nuevo comienzo con el pueblo y el gobierno de Cuba» dijo Kerry en español.

«El camino hacia unas relaciones normales es largo, pero por eso debemos comenzar en este mismo momento. No hay nada que temer porque serán muchos los beneficios que gozaremos cuando permitamos a nuestros ciudadanos conocerse mejor», agregó el jefe diplomático.

La ceremonia comenzó con una demaclación del poeta Richard Blanco, seguida del himno de Cuba, las palabras de Kerry y la presencia de tres exinfantes de Marina que bajaron la bandera por última vez en La Habana en enero de 1961.

Hoy fueron ellos quienes la pusieron en manos de otros infantes, que junto a Kerry, se encargaron del izamiento.

Por primera vez desde 1961 Estados Unidos y Cuba tienen relaciones diplomáticas y fue esta la primera vez que un Secretario de Estado visita Cuba desde 1945.

Sin embargo, varios asuntos tras medio siglo de hostilidades entre los dos países aún tienen que ser resueltos.

Los disidentes cubanos, largamente cortejados por las autoridades estadounidenses por su oposición a Fidel y Raúl Castro, los dos hermanos que han gobernado la isla nación por cinco décadas, no fueron invitados a la ceremonia de Kerry en la embajada estadounidense frente al malecón de La Habana por temor a que generara un boicot del evento por parte de las autoridades cubanas.

Pero Kerry se reunirá posteriormente con un pequeño grupo de disidentes en la casa del jefe de la misión estadounidense. También planea reunirse con algunos funcionarios de gobierno y el máximo líder de la Iglesia Católica en Cuba, pero no con los Castro.

Kerry insistió en su discurso que Estados Unidos sigue convencido «que Cuba será mejor servida si le permite a su pueblo escoger a sus líderes en una genuina democracia».

«Estamos seguros que este es el momento de acercarnos dos pueblos ya no enemigos ni rivales sino vecinos. Es el momento de enarbolar las banderas…», finalizó Kerry nuevamente en español.

Cuba está ubicada a 145 kilómetros al sureste de la costa de EE.UU., pero los dos países rompieron relaciones en 1961, después que el revolucionario cubano Fidel Castro tomara el poder en 1959.

El actual gobernante cubano, Raúl Castro, y el presidente estadounidense, Barack Obama, anunciaron la reanudación formal de relaciones en diciembre. Voa

Secretario de Estado John Kerry en La Habana, Cuba.

Secretario de Estado John Kerry en La Habana, Cuba.

COMISION BILATERAL CUBA-ESTADOS UNIDOS

Cuba y Estados Unidos anunciaron hoy la creación de una comisión bilateral para avanzar en el proceso de restablecimiento pleno de sus relaciones diplomáticas.

El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, dijo durante una conferencia de prensa junto al secretario de Estado, John Kerry, que en la nueva etapa después del restablecimiento de los nexos diplomáticos acordaron establecer una comisión bilateral para definir temas que serán abordados en lo inmediato, incluyendo asuntos pendientes de solución acumulados durante mas de 54 años.

El titular cubano calificó el encuentro con la parte estadounidense de respetuoso y constructivo sobre temas bilaterales y de interés para avanzar en la normalización de las relaciones.

Ambas partes, dijo, coincidimos en abrir nuevas áreas de diálogo y consolidar mecanismos ya creados, y abrir otros en áreas como medio ambiente, salud, entre otros.

Rodríguez aclaró que con Estados Unidos «tenemos profundas diferencias» sobre democracia, derechos humanos y diplomacia, entre otros temas. PL