La explosión de un edificio en East Village, Manhattan, el pasado 26 de marzo, afectó a dos familias latinas. El cuerpo de Nicholas Figueroa, 23, de origen puertorriqueño, fue identificado primero y días después el de Moises Lucon, 26, nacido en Guatemala. Los restos de Figueroa fueron hallados entre los escombros, a 20 pies de profundidad, el pasado domingo a la 1:11 de la tarde, después que los perros olfatearon el cuerpo. La familia de boricua lo identificó.

El segundo cuerpo fue hallado a las 3:41 de la tarde del mismo día y posteriormente se identificó como el del inmigrante guatemalteco. Lucon vivía en Queens y era empleado del restaurante en donde se produjo la explosión y su cuerpo está siendo repatriado.

Los escombros de la explosión en un edificio de la Segunda Avenida en el bajo Manhattan, Nueva York.

Los escombros de la explosión en un edificio de la Segunda Avenida en el bajo Manhattan, Nueva York.

La explosión fue producida por problemas en los conductos del gas. Figueroa estaba en la parte del fondo del restaurante cuando se produjo la explosión, había almorzado y pagaba una cuenta de 13 dólares, más la propina. Su compañera, Teresa Galarce, 22, que lo esperaba en la mesa, sobrevivió porque la explosión la envió a la calle. Todavía se recupera en un cuarto de hospital.

“No puede ser mi hermano”, decía con desesperación Neal Figueroa, hermano del fallecido.

La explosión se produjo en el restaurante Sushi Park de la Segunda Avenida del bajo Manhattan. El edificio se redujo a escombros y el impacto de la explosión también afectó a otros cinco edificios adyacentes.

Un total de 64 jefes de familia y 125 adultos y niños fueron afectados por la explosión y se registraron con la Cruz Roja. Los administradores del edificio habían reportado escapes de gas y notificaron a Con Edison, la empresa que suministra este servicio en la ciudad de Nueva York. La empresa de energía Con Edison había suspendido en ese edificio el suministro de gas por 10 días porque algunos apartamentos estaban recibiendo este combustible de manera ilegal.

“Seguiremos en la remoción de escombros y la búsqueda de cadáveres”, dijo Daniel Nigro, el Comisionado de Bomberos de la ciudad de Nueva York. El Alcalde Bill de Blasio y otras autoridades de la ciudad han enviado sus condolencias a los afectados de la explosión y dijeron estar tomando medidas para que no vuelva a ocurrir este tipo explosión. El año pasado ocurrió una explosión similar en El Barrio de Manhattan y también hubo varios muertos.