Más de 4,000 ciudadanos estadounidenses fueron detenidos o deportados como “extranjeros” en el 2010. Entre el 2011 y el 2014 las cortes de inmigración suspendieron 256 casos de ciudadanos que estaban siendo procesados como “ilegales’. A esta conclusión llegó Jacqueline Stevens, profesora de ciencia política de Northwestern University luego de estudiar los casos de deportación del Servicio de Inmigración de esta nación (ICE).

Es el caso de Lorenzo Palma, quien cumplió una condena de cinco años por asalto agravado en Texas y ICE no lo dejó salir libre. Estuvo otro año tras las rejas y luego pasó otros seis meses en una cárcel de inmigración . “Tenía miedo de ser deportado a México, mi madre se enfermó y sufrió un pequeño infarto porque mi hermano menor ya había sido deportado:, dijo Palma, de 39 años.

Palma fue puesto en libertad el pasado 5 de enero después que el gobierno de este país se dio cuenta que era ciudadano. Palma había ingresado a esta nación de manera legal cuando tenía seis años y tenía derecho a la ciudadanía porque su abuelo materno nació y vivió en los Estados Unidos.

Abogado Richar LaSalle.

Abogado Richard LaSalle.

Por ley, los agentes de inmigración no pueden detener o deportar a ciudadanos estadounidenses.

“Desafortunadamente, muchos inmigrantes que están en proceso de deportación no saben que son ciudadanos o pueden serlo por ley”, dijo Richard LaSalle, abogado especializado en inmigración y cuyo consultorio se halla en Jackson Heights, Queens. “Esta situación es muy común entre inmigrantes jóvenes o que han vivido mucho tiempo en esta nación. Los abogados más experimentados verifican esta situación, pero ICE nunca lo hace y por eso suceden estas deportaciones indebidas”.

Es recomendable que los inmigrantes le exijan a los abogados que verifiquen si pueden beneficiarse de la ciudadanía derivada.

“La cantidad de deportados asciende a más de 20,000 desde el año 2003 y esta cifra parece increíble”, dijo la profesora Stevens, directora de la Clínica de Investigación de Deportaciones de Northwestern University. “Pero la verdad es que desde los años 80 se ha ordenado la detención y encarcelación de miles de prisioneros que no contaron con un abogado o tampoco tuvieron una audiencia”.

La información de la profesora Stevens fue obtenida por intermedio del Acta de Libertad de Información y su investigación también concluyó que este procedimiento ha seguido entre octubre del 2014 y febrero de este año.

Estos errores del gobierno se deben a que muchos inmigrantes pueden obtener la ciudadanía mediante un procedimiento complicado y los jueces o representantes de ICE no tienen mucho tiempo o paciencia para verificar el pasado del inmigrante.

Laura Murray-Tjan, directora del Proyecto Federal de Apelaciones de Inmigración, dijo que el gobierno no tienen un sistema de datos para verificar si el inmigrante puede acceder a la ciudadanía. “Y a esto debemos sumarle la velocidad en las cortes de inmigración para resolver algunos casos”, dijo Murray-Tjan.

Ricardo Garza, también de Texas, fue detenido durante 36 días por conducir en estado de embriaguez. Dijo que era ciudadano, pero no le creyeron. ICE ordenó su deportación, a pesar que un juez le había otorgado la ciudadanía en 1999.

Gaza consiguió al abogado Eric Puente para que lo representara y así logró salir de la cárcel. “Los abogados no tenemos acceso a los datos de ICE, debemos ordenar los archivos, pero ICE debería de tener más acceso a estos datos”, dijo el abogado Puente.

Danielle Bennett, vocera de ICE, dijo que “estos reclamos son considerados con mucha seriedad”.

El caso más destacado fue el de una niña guatemalteca que fue deportada en el 2011 siendo ciudadana estadounidense. Su padre demandó al gobierno y obtuvo 32,500 dólares de compensación.

También está el caso Roberto Domínguez, quien nació en Massachusetts y ICE lo deportó a República Dominicana en 1999. Los agentes de ICE lo obligaron a decir que había nacido en Dominicana para acelerar su deportación. Domínguez, quien no ha podido regresar a esta nación, recibió un pasaporte de Estados Unidos en el 2009, pero ahora el gobierno reclama que todo fue una falsa.

ICE dijo que no comenta sobre casos pendientes y tampoco revela las direcciones de Palma, Garza y Domínguez.

Este artículo se adaptó de la publicación Vice News que fue escrito por Meredith Hoffman el 8 de marzo de este año.