Cómo organizar el espacio laboral es vital para cualquier empresa.

¿Te gusta lo que ves? Dos aspectos críticos que favorecen al éxito de las empresas son su cultura organizacional y el espacio físico de trabajo. Cuando hablamos de la cultura nos referimos a ese aspecto no tan tangible relacionado con las actitudes, creencias, comportamientos y prácticas que definen a la empresa y a cómo se hacen las cosas en la misma.

Hasta ahora hemos visto como las empresas tenían el privilegio de usar o no el diseño del lugar de trabajo para reforzar su cultura.  Sin embargo, diseñar y desarrollar el lugar de trabajo ya no es un lujo, es más bien una necesidad. Y todavía seguimos viendo muchas empresas cuyas culturas están desalineadas con el espacio de trabajo.

¿Habías considerado alguna vez cómo la cultura de tu empresa es comunicada a través de la forma en que utilizas el espacio físico de la misma? En primer lugar, vemos como cada vez más el mundo laboral actual requiere que las empresas sean más agiles. Un espacio de trabajo ágil es aquel que pueda fomentar la comunicación y proporcionar opciones para que los empleados trabajen en su estilo de trabajo preferido.

Otra realidad emergente que observamos está relacionada con el creciente auge de la fuerza laboral multigeneracional que exige cada vez más flexibilidad y la incorporación de múltiples estilos de trabajo en una misma empresa. En este sentido, es importante destacar que por primera vez en la historia, tenemos cuatro generaciones coexistiendo y trabajando bajo el mismo techo, las cuales poseen diferentes motivaciones, necesidades, prioridades y formas de ver la vida que deben ser tomadas en cuenta por las empresas a la hora de diseñar los entornos de trabajo.

¿Cómo pueden las organizaciones obtener lo mejor de cada generación al diseñar un lugar de trabajo productivo? La clave es encontrar un terreno común donde las generaciones puedan trabajar juntas y donde puedan tener espacios para la colaboración, el enfoque, el aprendizaje y para socializar. Poder proporcionar un espacio de trabajo que reconozca y respete abiertamente la diversidad y fomente un ambiente más inclusivo y acogedor, y al mismo tiempo desaliente el racismo y otras formas de discriminación.

Otra tendencia importante que observamos es la aparición de nuevas tecnologías. Cada vez más, las personas trabajan en diferentes geografías y horarios, y poder conectarse de manera rápida y confiable es un elemento crítico en la planificación y diseño de espacios nuevos o renovados. Más personas trabajan sin un escritorio fijo. Por lo tanto, es deseable que las empresas incorporen tecnología de avanzada y procesos que les permitan a sus empleados trabajar cuando y donde quieran de manera efectiva.

El espacio de trabajo también es un factor clave cuando las personas están considerando un cambio de trabajo y puede ser un factor diferenciador para atraer y retener talento. ¿Por qué los empleados tendrían que estar satisfechos con muebles viejos y archivadores de metal gris simplemente porque están en el trabajo? El lugar de trabajo debe ser lo suficiente atractivo como para atraer empleados calificados y retener a los existentes.

Estamos viviendo tiempos inciertos y de cambio acelerado, por lo cual el diseño de espacios laborales alineados con la cultura de la empresa será un factor clave para la sustentabilidad del negocio. En este sentido, consulta con un experto que pueda acompañarte en el proceso de definir la mejor estrategia que se adapte a tu empresa y que pueda ayudarte a lograr los resultados que deseas.

Dayana Cabeza y Liliana Torella

Consultores organizacionales en Be Growth Consulting

www.begrowthconsulting.com

contact@begrowthconsulting.com