Jose Cocuyo

José Cocuyo, mexicano asesinado. Fotos cortesía

Alrededor de 800 personas acudieron al velorio de José Cocuyo Málaga, quien fue asesinado el viernes pasado en Long Island City, cerca de la estación Vernon Boulevard del tren 7, en Queens. Hubo mariachis y la organización Running for Wish repartió café y pan mexicano entre los presentes.

Málaga era un atleta de 32 años que se caracterizaba por hacer esculturas con la comida. Usaba piña, zanahoria y manzanas para representar peces y plantas. Era un hombre calmado que amaba sus raíces indígenas. El Consulado de México en Nueva York se encargará de repatriar el cadáver.

Su esposa Rufina Martínez sostenía las lágrimas durante el velorio y vestía un traje negro, al igual de la mayoría de los presentes, exceptuando a su hija que había cumplido ocho años el pasado 16 de febrero y quien vestía un traje blanco.

Un  altar en el lugar donde fue asesinado José  Cocuyo.

Un altar en el lugar donde fue asesinado José Cocuyo.

Quince días antes de su muerte, Málaga había comenzado a trabajar en el restaurante BareBurger de Vernon Boulevar. El día que lo mataron, a pocos pasos de la estación de policía, terminó de trabajar a las 11 de la noche y decidió tomar unas cervezas con sus nuevos compañeros de trabajo. Abordaron un auto que creyeron era un taxi y los dos ocupantes comenzaron a golpearlos. Málaga no alcanzó a huir.

Málaga fue conducido al Hospital Bellevue en donde falleció debido a los golpes que le propinaron las dos personas que viajaban en el auto. Su esposa Martínez recibió la llamada de la autoridad a las tres de la madrugada del sábado para informarle que su esposo estaba muerto. La policía luego arrestó a Kaheem Addison, de 29 años y de raza negra. El otro sospechoso no ha sido atrapado. Los testigos, amigos de Málaga, prefieren el anonimato.