El cónsul Jorge Islas López con una de las urnas en la Catedral de San Patricio de Manhattan. Fotos cortesía Cónsulado de México en NY

En un avión de la Fuerza Armada de México regresaron este fin de semana los cadáveres de 250 mexicanos que se infectaron y perdieron la vida por el Coronavirus en el área metropolitana de Nueva York.

“Gracias a estos 250 héroes conocidos como trabajadores esenciales de primera línea esta ciudad continuó funcionando”, dijo Jorge Islas López, cónsul general de México en Nueva York, quien viajó a México a acompañar los cuerpos de sus paisanos.

“Fueron trabajadores que estuvieron en primer línea de defensa, ya sea preparando alimentos en las cocinas de los restaurantes, trabajando en la construcción, limpiando los hospitales… Fueron héroes invisibles y anónimos que permitieron que todos los neoyorquinos se pudieran quedar en casa, y eso nos costó mucho, nos costó vidas”, añadió el cónsul.

Antes del viaje hubo una misa en la Catedral de San Patricio a cargo del cardenal Timothy Dolan a la cual asistieron decenas de familiares y amigos de las víctimas. Los cuerpos de los mexicanos fueron cremados y colocados en urnas que acumularon en el altar de la catedral. “Les envío nuestro amor y simpatía. Esta buena gente se ha convertido en parte de nuestro hogar y nuestra familia, pero nunca os olvidaron en México”, dijo el cardenal Dolan.

Durante la misa un grupo de mariachis interpretó las canciones La Golondrina y México lindo y querido.

Los cadáveres serán entregados a sus familiares en diversos estados de México. La mayoría de las víctimas son hombres de más de 60 años con enfermedades preexistentes.

El avión en que fueron trasladados los cadáveres y el personal del Consulado de México en NY.

CRUDA REALIDAD

México escaló al cuarto lugar a nivel global en acumulado de muertes por coronavirus, con 35.006 fallecimientos y alrededor de 300.000 infectados, según cifras oficiales.

El aumento en las cifras de la segunda mayor economía de América Latina anunciada el domingo ocurre en momentos en que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador implementa una reapertura gradual de las labores. El plan de las autoridades mexicanas ha sido criticado, en parte porque la cantidad de contagios y decesos supera las estimaciones realizadas inicialmente.

López Obrado dijo que en México “la conclusión es que la pandemia va a la baja, que está perdiendo intensidad”.

Hasta ahora, Italia estaba en el cuarto puesto en la cifra de muertos por el virus, con 34.954 fallecidos.

Las autoridades sanitarias mexicanas estiman que la cifra de contagios podría llegar a ser cercana a las  336.000 personas.

México reabrió desde mayo bajo presión de los empresarios locales y extranjeros, clave en su economía, incluyendo el sector automotriz, que representa alrededor del 3% del PIB local.

El gobierno de López Obrador ha dejado a los estados la decisión de reabrir escalonadamente, de acuerdo a cómo se comporte el virus. La reactivación económica está basada en un sistema de semáforos y en las reglas de lo que se conoce como la nueva normalidad.

Las autoridades de salud están pidiendo a los mexicanos que para reducir el riesgo de contagio de COVID-19 redoblen las medidas sanitarias, varíen sus prácticas sociales y mantengan la sana distancia.

“Falta todavía la mitad de la epidemia”, dijo la pasada semana el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, quien había estimado previamente que el número de fallecimientos totales rondaría los 35.000 en México. Voa