Gracias a este tipo de motociclistas o ‘scooters’ podemos recibir comida en nuestros hogares durante esta pandemia. El senado estatal las legalizó esta semana. Foto Javier Castaño

El Coronavirus ha contagiado a más de un millón de personas en el mundo y más de 51 mil han muerto. El jueves en la noche en la ciudad de Nueva York los contagiados sumaban 49,707 con 10,590 hospitalizados y 1,562 muertos.

Ahora las autoridades dicen que debemos vestir tapabocas para evitar el contagio, pero no hay cómo protegerse del desempleo, el efecto más profundo que tendrá esta pandemia.

La orden de quedarse en el hogar para evitar la propagación del Coronavirus condujo a una recesión mundial. La cantidad de solicitudes de seguro de desempleo subió a finales de marzo a más de 6 millones 600 mil. La semana pasada, los reclamos de desempleo en la ciudad de Nueva York aumentaron en 286,404.

La misma semana que el presidente Trump firmó un paquete de estímulo económico de 2.3 trillones de dólares. Nada para los indocumentados. “Esta crisis afecta a nuestros ciudadanos y es lamentable la situación de los indocumentados, pero vamos a ver qué podemos hacer, aunque no prometo nada”, dijo el presidente Trump en conferencia de prensa.

Además, algunos indocumentados tienen miedo de buscar atención médica en los hospitales públicos porque puede perjudicarlos cuando estén tramitando su tarjeta de residencia por ser ‘carga pública’. Las autoridades han dicho que esto no sucederá.

Las personas que tiene su propio trabajo (self-employed) y quienes trabajan de manera independiente o por contrato, incluyendo plataformas digitales, también pueden solicitar el seguro de desempleo. El promedio de seguro por desempleo es de 400 dólares semanales y el gobierno otorgará otros 600 dólares adicionales por semana.

La situación es grave porque grandes corporaciones como Macy’s, Kohl, Gap y Bloomingdales anunciaron esta semana que despedirán a la mayoría de sus empleados. Macy’s tiene 130,000 empleados. Empresas que funcionan principalmente en el Internet como Google, Amazon y Facebook son las únicas que están contratando empleados, además de otras cadenas de comida como 7-Eleven. Los pequeños negocios están cayendo como mango maduro.

Para el mes de julio se estima que 20 millones de estadounidenses pierdan su empleo. “El problema es mucho más profundo y sólo estamos viendo la superficie”, dijo Heidi Shierholz, ex jefe económico del Departamento de Trabajo de esta nación.

Nueva York luce desolado desde hace dos semanas. Hay muy pocos restaurantes abiertos y sólo para llevar la comida al hogar. Algunos supermercados han cerrado y para ingresar a los que están abiertos hay que hacer una larga fila. Muchas tiendas de 99 centavos han clausurado. Las escuelas públicas comenzaron a repartir desayuno y almuerzo a toda persona que se acerque a sus instalaciones.

Los inmigrantes latinos que trabajan en servicios y tienen que rebuscarse el sustento en la calle, han sido los más impactados. Viven en barrios como Corona, Woodside y Jackson Heights y están acudiendo al Hospital Elmhurst para hacerse la prueba del Coronavirus que es gratis. En su mayoría poseen tarjeta de residente o son indocumentados. Una gran mayoría no tiene seguro médico.

La senadora demócrata Jessica Ramos y la asambleísta Nily Rozic anunciaron que el estado de Nueva York aprobó un presupuesto que legaliza las motocicletas eléctricas o ‘scooters’.

“Los trabajadores que hacen entregas a domicilio arriesgan sus vidas en esta pandemia y no tenemos por qué criminalizarlos”, se lee en el comunicado de las dos senadoras de Queens. “Ha sido el trabajo de una coalición para proteger a los trabajadores inmigrantes y le agradecemos al gobernador Cuomo por su compromiso a esta causa”.