Camilo Usma es mesero del restaurante Riko Peruvian Cuising de la Roosevelt y la calle 78 y exige a los clientes el carné de vacuna contra la pandemia. Foto Javier Castaño

Por Javier Castaño – 

Restaurantes, gimnasios, bares, salones de eventos bajo techo, museos, pistas de bolos o centros de espectáculos en un espacio cerrado no pueden permitir el ingreso de las personas que no se han vacunado contra el Coronavirus. Si lo permiten, recibirá una multa de mil dólares que puede ascender a cinco mil dólares para los reincidentes.

La medida entró en vigencia el pasado 17 de agosto, pero desde el lunes 13 de septiembre los inspectores de la ciudad de Nueva York comenzaron a visitar estos establecimientos y a multar a los infractores.

Los cuatro restaurantes Riko Peruvian Cuising de Nueva York comenzaron a exigir el carné de vacunación y el documento de identidad. “La medida nos está limitando, pero es necesaria para combatir la pandemia”, dijo Carolina Urrea, gerente del Riko Peruvian Cuising en la Roosevelt y la calle 78. “Todos nuestros empleados visten tapabocas, inclusive los menores de 12 años, antes de sentarse a comer”.

“Esta medida me parece bien para frenar la propagación del Covid-19”, dijo Miguel Casa mientas caminaba por la avenida Steinway en Astoria, Queens. “Respeto a los que no quieran vacunarse por cualquier razón, pero deben quedarse en sus hogares para no aumentar el número de enfermos y tener que regresar al encierro del año pasado”.

Debido a esto, en varios establecimientos comerciales han comenzado a preguntarle a los clientes si se han vacunado. Si dicen que si, entonces tienen que mostrar el comprobante de vacuna y un documento con fotografía. En algunos establecimientos los vacunados reciben un brazalete de papel o les estampan la muñeca con un sello para dejarlos sentar en una de las mesas o en el mostrador.

La llave a Nueva York es el nombre de esta medida que busca frenar los contagios. En esta ciudad el 32.2 por ciento de la población mayor de 12 años no se ha vacunado.

“Cualquier empresa o centro de espectáculos que viole esta medida recibirá la multa”, dijo el alcalde Bill de Blasio. El primer mandatario ha sido que no quiere multar a los pequeños negocios, en especial porque han sufrido mucho durante esta pandemia, “pero es una medida necesaria ante el aumento de la variante Delta del Coronavirus”.