AARP Nueva York y el Public Utility Law Project (PULP, Proyecto de ley sobre servicios públicos) felicitaron a los legisladores por la aprobación del proyecto de ley (S.8113A-Parker/A.10521-Mosley) que les prohíbe a las compañías de servicios públicos la desconexión de servicios a los clientes que no han podido pagar sus facturas por pérdida de ingresos debido a la pandemia del coronavirus.Ley

En tiempos normales, casi un millón de hogares en Nueva York se ven impedidos de pagar sus facturas de servicios públicos, y una cuarta parte de ellos pudieran estar en riesgo de suspensión de servicios de electricidad, teléfono o agua.

Estas cifras podrían duplicarse durante la pandemia de salud de la COVID-19. Debido al pronóstico de otro verano con temperaturas sin precedentes y una pandemia que continúa, los hogares vulnerables deben poder mantenerse seguros dentro de sus hogares con aire acondicionado para evitar la apoplejía por calor. Asimismo, necesitan de los servicios de teléfono y de internet para retomar la educación en el hogar, la búsqueda de empleo o la telesalud.

El proyecto de ley aprobado por el Senado y la Asamblea estatales protegería a los residentes de Nueva York vulnerables de la desconexión de servicios por hasta seis meses luego de que la pandemia termine si no han podido pagar sus facturas por estos servicios debido a restricción de ingresos o falta de empleo. Mantener seguros a los residentes mayores del estado, a las personas discapacitadas y a las de ingresos bajos, así como a las de “nuevos ingresos bajos” es vital.

“Como todos sabemos, ‘mantenernos seguros, quedarnos adentro’ es clave para detener la propagación de la COVID-19. No obstante, los consumidores sin servicios de electricidad, agua o teléfono no pueden permanecer en sus hogares de manera segura, ni pedir ayuda médica o de otro tipo durante esta crisis”, dijo la directora estatal de AARP Nueva York Beth Finkel. “AARP Nueva York aplaude la promulgación de esta legislación que brindará un espacio seguro para que millones de consumidores económicamente devastados puedan organizarse al final de la pandemia y comenzar a reparar sus finanzas antes de ser objeto de gestiones de cobro. Exhortamos al gobernador Cuomo a que convierta este proyecto en ley”.

“Este proyecto de ley habla profundamente de nuestros valores como residentes del estado de Nueva York; no dudamos en actuar para evitar los impactos dispares en las personas mayores y en los hogares de residentes médicamente vulnerables, de bajos ingresos y las comunidades de color, que han sido típicamente los más afectados por esta pandemia desenfrenada del coronavirus”, dijo Richard Berkley, director ejecutivo de PULP (Proyecto de ley sobre servicios públicos de Nueva York). “La pandemia de COVID-19 ha desencadenado la pérdida de empleos y de actividad económica en Nueva York más profunda y rápida desde la Gran Depresión, y las acciones sensatas de la legislatura estatal al aprobar esta legislación salvarán vidas y evitarán que millones de residentes de nuestro estado sufran daños económicos todavía peores durante esta crisis.

Felicitamos a la legislatura estatal por la aprobación de este proyecto de ley vital, y estamos listos para luchar juntos a favor de otras acciones que protejan a los consumidores de los servicios públicos del estado”.

Sigue a AARP Nueva York en Twitter:  @AARPNY y Facebook: AARP Nueva York

Sigue a PULP en Twitter: @UtilityProject y Facebook: UtilityProject