Esta es la historia de cómo un árbitro inepto, incompetente, incapaz de estar a la altura de esta situación puede arruinar lo que un grupo de muchachos estuvo a segundos de conseguir. Carlos Vela debió ser expulsado a los 3′ de juego tras aplicar un codazo descalificador, sin embargo, este arbitro impresentable, minutos más tarde expulsó del partido al hombre gol de Panamá, el matador Tejada, cuando se vio claramente que no tuvo intención de agredir ( a lo sumo era para amarilla).

A propósito, quien simula una infracción debe ser apercibido con tarjeta, cosa que no sucedió cuando nadie golpeo a Paúl Aguilar que se tiro al piso como si le hubiese pegado Mano de Piedra Duran. A todo esto en el primer periodo Panamá con diez hombres llegó en dos oportunidades al arco del Memo Ochoa, mientras que México no pateo una sola vez, dividió la pelota y alterno cuatro «conductores» que no saben manejar. En otras palabras México no jugó a nada y Panamá con un hombre menos lució mucho mejor.

La situación tomó un tinte escandaloso cuando el Sr. referee a dos minutos de la finalización del encuentro  decide cobrar un penal inexistente a favor de México para que pudieran empatar el partido. El Tri hasta ese momento solo se había dedicado a hacer circular la pelota de una banda a la otra sin profundidad ( a esto me refiero cuando digo que juegan para la tribuna), dicho sea de paso, algunos presentes de la parcialidad azteca han demostrado ser personas cuyo comportamiento deja mucho que desear, acudiendo a reacciones que solo tienen una explicación: mal educados que de futbol saben poco o nada. Argentina perdió dos finales y nadie arrojo siquiera un papel adentro del campo.

El partido estuvo detenido por mas de 15 minutos (Panamá quería irse de la cancha) hasta que finalmente Andrés Guardado se paró delante de la pelota para ejecutar la pena máxima. Algunos criteriosos pedían que la tire afuera. Si el jugador hacia esto, los narcos mexicanos que también manejan las apuestas se hubieran encargado de ajustar cuentas masacrando a la familia de este muchacho. Tras este escándalo, en tiempo extra, sobrevino el segundo penal, también mal cobrado por que la jugada parte con un hombre de México en offside (Carlos Vela) que estaba regalado en este partido. Así todo Panamá con diez hombres tuvo a favor 10 tiros de esquina contra solo 3 de México, que nunca encontró la manija del encuentro, ni siquiera inquietó al arquero Pineda. El resultado final fue Panamá 1 Mark Geiger 2.

Si los comentaristas de Univisión pedían que la pelota fuera lanzada a las graderías en señal de protesta por el penalti, ¿entonces por qué cantaron el gol? Debieron haberse quedado callados en señal de protesta por el “regalito” a México.

GABRIEL CORTEGGIANO logo

Estados Unidos pierde ante Jamaica

Estados Unidos había tenido un desempeño hasta este partido que lo ponía como favorito a ganar la copa. Pero se encontró con un equipo que lo anuló en todos los espacios del terreno de juego. Esta superioridad manifiesta en lo físico, inteligencia y volumen de juego fue lo que generó errores defensivos que en estas instancias se pagan con la eliminación.

Jamaica llegó como David ante Goliat, tomando este rol a su favor, salió a hacer lo mejor que sabe; no correr detrás de la pelota; esperó que la pelota llegara a los pies del hombre para atacarlo con el dos uno y salir rápido en busca del arco contrario, con hombres experimentados y bien dotados físicamente para soportar el ritmo de juego.

Jamaica dejó que Estados Unidos tomara el control de las acciones, y se desgastara por propia ineficiencia ( jugadores claves fueron desapareciendo del partido). El combinado de Jamaica supo aprovechar los regalos de Estados Unidos para ponerse en ventaja sorpresivamente con dos goles arriba en el marcador. En el primer gol que llega desde la ejecución de un lateral, el jugador de Jamaica dio una lección de cómo oscurecer la marca.

En el segundo gol el arquero yankee (fue quien cedió el tiro libre por apurado y tonto) se le olvidó decirle a la barrera que salte. Producto de la impericia que originan los nervios, el combinado de Klinsmann no pudo emparejar el marcador y se fue de esta copa dejando la sensación de ser un equipo que todavía no está en el punto ideal. Jamaica tiene fútbol y «espalda» por eso llega a jugar la final el próximo domingo.