Dos hombres que dispararon a guardias de seguridad donde se desarrollaba un evento de libertad de expresión en Garland, un suburbio de Dallas, Texas, fueron muertos por la policía.

El evento incluía un concurso al mejor dibujo del profeta Mahoma, cuya representación visual es considerada blasfema por muchos devotos musulmanes.

La policía pudo responder rápidamente cuando un auto se detuvo fuera del Curtis Culwell Center donde se realizaba el evento y comenzó a disparar contra los guardias de seguridad que estaban en el exterior. En el intercambio de disparos murieron los dos atacantes y un oficial sufrió heridas pero su vida no corre peligro.

Los cuerpos de los dos hombres quedaron en el vehículo por un buen rato mientras la policía llevaba un aparato a control remoto y expertos en explosivos para revisar el vehículo.

El portavoz del Departamento de Policía de Garland, Joe Harn, dijo a los reporteros que la policía recién comenzaba la investigación del incidente.

“Lo único que sabemos por el momento es que vinieron, salieron del auto y abrieron fuego a los guardias de seguridad”.

“En este momento no tenemos idea de quiénes son”.

La policía dijo que tampoco tenían claro si el ataque estaba relacionado con el concurso de caricaturas organizado por la American Freedom Defense Inititative o Programa para la Defensa de la Libertad en Estados Unidos, una organización con sede en Nueva York, que había ofrecido $10.000 a la mejor caricatura de Mahoma.

El orador principal del evento iba a ser el político holandés, Geert Wilder, que ha estado antes en la lista de asesinatos ordenada por al-Qaeda.

El Centro donde se desarrollaba el evento, un espacio para eventos del distrito escolar fue evacuado luego del tiroteo al igual que los negocios en los alrededores. Horas más tarde, el área continuaba bloqueada al público.

Harn agregó que los organizadores del evento habían contratado seguridad adicional para cuidar el evento.

La cadena de televisión CNN reportó que la policía registra un apartamento en Phoenix, Arizona, donde se cree que vivían los atacantes. Voa