La presidenta del Concejo de la Ciudad de Nueva York, Melissa Mark-Viverito, seleccionó El Bronx para su discurso del estado de la ciudad. Habló de un vecindario que se defendió del abandono, la contaminación y la injusticia social y del medio ambiente.

“Bienvenidos al Samuel Gompers Campus del sur del Bronx y no olviden pasar por la Destilería Port Morris en donde se prepara el mejor pitorro de este lado de Puerto Rico”, dijo la concejal Viverito. El pitorro es un ron boricua.

En la audiencia se hallaban sus dos hermanos y su mamá, “quien estudió en una escuela pública muy cerca de este lugar”, dijo la concejal Viverito en su discurso llamado “Más Justicia”.

“Hoy el Bronx es una gran historia de éxito estadounidense porque luchó por la igualdad y la justicia de la misma manera que lo hizo Martin Luther King”, dijo la legisladora local.

La concejal Viverito también prometió reformar el sistema de justicia para que aquellas personas con ofensas menores no tengan un récord criminal que les impida obtener un trabajo en el futuro o desempeñarse normalmente en la sociedad. Prometió ayudar a los ofensores y a las víctimas de crímenes menores.

La cárcel de Rikers Island también será mejorada y los jóvenes de 16 y 17 años “no deben ser tratados como adultos en el sistema judicial”, dijo la concejal Viverito. “Qué vergüenza”.

Para reformar el sistema de justicia, Viverito anunció ese día una comisión independiente liderada por el juez Jonathan Lippman.

Melissa Mark-Viverito, presidenta del Concejo de Nueva York, en el Samuel Gompers Campus del sur del Bronx. Foto Concejo de NY

Melissa Mark-Viverito, presidenta del Concejo de Nueva York, en el Samuel Gompers Campus del sur del Bronx. Fotos Concejo de NY

En su discurso también se refirió a la diversidad de la ciudad de Nueva York con 8.5 millones de habitantes, a los activista que defienden a la comunidad homosexual, a los desamparados y a los más necesitados. También agradeció a sus colegas en el Concejo por el “trabajo unificado”.

En español, la presidenta del Concejo dijo: “Son los neoyorquinos los que hacen de esta una gran ciudad. Y son los neoyorquinos quienes necesitan más justicia”.

La concejal Viverito también habló de los avances en la educación y de la importancia del voto. “Nuestra juventud debe ser una voz poderosa en estas elecciones. Votar es algo esencial en nuestra democracia, pero la verdad es que pocos nos molestamos en ejercer este derecho, sólo el 29 por ciento. Este concejo luchará por innovaciones que facilitarán el proceso de votación.

El gobernador Coumo quiere reformar el proceso electoral, es una prioridad del estado y nosotros le brindaremos el apoyo necesario”.

Aunque la concejal Viverito fue más allá y prometió reformar la educación e implementar su Plan de Compromiso con el Vecindario (Neighborhood Commitment Plan) que implica propuestas de rezonificación urbana, vivienda, escuelas, infraestructura y servicios sociales.

“Si le prometemos a la comunidad, estamos obligados a cumplir. Por eso nuestro programa ‘Fair Share’ (Parte Justa) es para garantizar que los servicios cubran a todas las personas por igual”, dijo la concejal Viverito.

Luego pasó a describir y defender a los pequeños negocios de la ciudad de Nueva York, “en donde la mitad son de propiedad de inmigrantes”.

La concejal Viverito añadió en español: La inmigración es nuestro pasado, es nuestro presente – y les aseguro que será nuestro futuro. Somos una ciudad de inmigrantes… Ningún ser humano es ilegal y el amor es más fuerte que el odio”.

Al final habló del éxito nacional del programa de identificación en la ciudad de Nueva York (IDNYC), del orgullo que siente por haber retirado a inmigración (ICE) de la cárcel Rikers Island y de los nuevos programas de traducción e información en esta ciudad.

“No saber inglés, nunca deber ser un obstáculo para acceder a servicios de la ciudad”, dijo la concejal Viverito.

También defendió a las familias pobres, que necesitan más ayuda de la ciudad y volvió a poner al Bronx como ejemplo: “Aquí los niveles de mortalidad infantil, bebés que nacen por debajo del peso, embarazo de adolescentes y carencia de cuidado prenatal, exceden los de la ciudad y el estado… Criar un niño requiere una aldea y es por eso que nosotros vamos a ayudar”.

Y para hacer esto realidad, el Concejo propone 8 millones de dólares para ampliar el programa Nurse Family Partnership con el fin de reducir las muertes de bebés, prevenir la adición a las drogas en las madres y los menores y frenar el abuso y la negligencia contra las familias.

También prometió invertir más en programas para después de la escuela y luchar por las personas de avanzada edad que representan nuestras comunidades.

“Todas las noches, más de 58,000 neoyorquinos duermen en los refugios de la ciudad y más de 3,000 se quedan en las calles desafiando el frío”, dijo la concejal Viverito. “No es un problema fácil de resolver”.

“En la Ciudad de Nueva York hemos logrado vencer la regresión y exclusiٕón para abrazar el progreso y la inclusión. Y como sabemos, cuando Nueva York lidera, el Mundo nos sigue.”, concluyó la concejal Viverito.

Javier Castaño