La concejal Julissa Ferreras.

La concejal Julissa Ferreras, jefa del Comité de Asuntos de la Mujer del Concejo de Nueva York, tuvo una audiencia sobre el problema de hostigamiento sexual de niñas y mujeres en las calles de Nueva York.

“Todos hemos visto o experimentado hostigamiento callejero, y es probable que todos nos hemos rendido ante la idea de que algo que se puede parar. ¿Después de todo, dirían algunos, como se puede legislar el discurso publico, aunque este sea vulgar, ofensivo, o amenazante?

La noción de que más niñas y mujeres tienen que aguantar este tipo de comportamiento, especialmente cerca de sus escuelas, me hace querer confrontar este tema. También me ha animado un excelente editorial en El Diario sobre este tema por Elizabeth Mendez Berry.

Hostigamiento en las calles es hostigamiento sexual que toma lugar en lugares públicos. Este comportamiento incluye el uso  de “piropos” agresivos, pitos, bocinas, comentarios sexuales y hasta contacto sexual no bienvenido. Los autores son generalmente hombres, y las victimas generalmente mujeres. Este comportamiento no ha sido provocado y no es querido.

El hostigamiento limita los derechos y las libertades de las mujeres y niñas de disfrutar una simple caminata en la calle. Además, condiciona cada uno de sus movimientos y las fuerza a adoptar un velo de miedo cuando caminan en público.

El ambiente que permite este tipo de comportamiento tiene raíces en las mismas actitudes que permiten que las mujeres se traten como ciudadanas de segunda clase, como propiedad, o nada más que objetos sexuales. Se arraiga aun mas en el mismo sistema de creencias que permite que mujeres sean físicamente maltratadas, abusadas y violadas. Esto es simplemente inaceptable.

Me alarma en extremo reportes recientes que dicen que jovencitas Latinas tratan de suicidarse el doble de veces que jovencitas blancas y negras. Las jóvenes Latinas en particular sufren intensas presiones sociales y sospecho que actitudes culturales acerca de las mujeres pueden estar causando este alto número de intentos de suicidio.

Capacitar a mujeres y niñas sobre sus derechos, educación de hombres y niños, y una exploración de remedios legales son medidas necesarias para llegar a la raíz de este problema. Pero, las actitudes sociales no cambiaran hasta que como sociedad reconozcamos que el hostigamiento callejero es en verdad un problema.”

ENGLISH VERSION

New York City Council Member Julissa Ferreras, Chair of the Women’s Issues Committee, held a hearing today on the problem of street harassment of women and girls.

“Street harassment is sexual harassment that takes place in public spaces,” said Council Member Ferreras. “The behaviors involved can include catcalling, whistling, horn honking, suggestive and sexual comments and even unwanted groping or touching. The perpetrators are generally male and the victims are generally female.  The behavior is unsolicited and unwanted.”

A number of advocates for safe streets and victims of street harassment spoke at the hearing, including writers Elizabeth Mendez Berry and Holly Kearl, advocate Harriet Lessel of the New York City Alliance against Sexual Assault, Emily May of Hollaback!, Quentin Walcott of Connect NYC, and many others.

Of particular concern to the Council Member is the unrelenting harassment of students at the Pan American International High School in East Elmhurst.  Students have been routinely yelled at by workers at a nearby strip of auto repair shops.  Youth Coordinator of PAIS Natalia Aristizabal testified about the unhealthy atmosphere of menace and fear pervading the area.

“I hope that this hearing will begin to cast light on this depraved practice,” concluded Council Member Ferreras, “and that women and girls will no longer have to adopt a veil of caution when they want to do something as basic as walk down the street.”