Desde la izquierda, Valeria Treves, Hans Einstein, el senador José Peralta y el concejal Daniel Dromm. Fotos Javier Castaño

“El programa federal de Comunidades Seguras está perjudicando a los inmigrantes porque es un camino a la deportación y separación de familias”, dijo Valeria Treves, directora de NICE (New Immigrant Community Empowerment). Su comentario se refiere a la nueva estrategia de colaboración entre la policía local y los agentes de Inmigración (ICE)para detener, tomar huellas digitales y verificar el estatus legal del sospechoso, en el mismo lugar en donde se produce el arresto.

Para informar a la comunidad sobre la estrategia de Comunidades Seguras y el peligro que representa para los indocumentados, un grupo de organizaciones se reunió en la escuela pública 19 de Corona. Asistieron alrededor de 200 inmigrantes. El senador estatal José Peralta y el concejal Daniel Dromm también acudieron a la reunión para informar e impulsar la lucha en contra de esta medida.

Ese mismo día, en el estado de Nueva Jersey, también se realizó una reunión comunitaria para dar a conocer que en el último año más de 1,500 latinos han sido expulsados de esta nación como resultado de la estrategia Comunidades Seguras.

Entre julio del año pasado y julio del 2010, a nivel nacional se han deportado 392,000 personas y 195,000 eran criminales. Janet Napolitano, secretaria de Seguridad Nacional de esta nación, dijo que es debido “a la efectividad del programa Comunidades Seguras”.

John Morton, director de ICE, dijo que 650 jurisdicciones están implementando el programa Comunidades Seguras y que el año entrante se sumarán otras 900 jurisdicciones.

El objetivo del gobierno y de la administración del presidente Obama es implementar Comunidades Seguras en toda la nación para el año 2013. Si esta estrategia es firmada en Queens, entonces se convertirá en orden federal obligatoria.

En los estados de Nueva York y Nueva Jersey hay 151 jurisdicciones que ya están arrestando y tomando huellas y deportando. En esta área arrestaron a 3,208 personas, 1,176 eran criminales y fueron deportados o están en proceso de deportación.

A la reunión en la escuela pública no acudió inmigrante alguno a hablar sobre su experiencia con Comunidades Seguras. Los organizadores dijeron que hay miedo en la comunidad y que por eso no se atreven a hablar en público. Una mujer de Bangladesh dijo que su cuñado fue expulsado de esta nación luego de haber tenido un altercado con un ciudadano estadounidense en le trabajo.

Walter Sinche, director ejecutivo de la Alianza Internacional Ecuatoriana, dijo que un grupo de obreros latinos fue arrestado y deportado por denuncias de otro ciudadano estadounidense. Un inmigrante identificado sólo como Adam, leyó un papel que le pasaron a última hora que se refería al “dolor y sufrimiento de esta nueva ley”.

En el auditorio de la escuela pública, en donde se realizó la reunión, algunos de los presentes vestían camisetas blancas de NICE y de la Alianza Internacional Ecuatoriana.

Inmigrantes vistiendo la camiseta de sus organizaciones comunitarias.

“En el momento del arresto los agentes toman las huellas digitales e inmediatamente obtienen información sobre el estatus migratorio de la persona. Si posee récord criminal, entonces comienzan el proceso de deportación”, dijo Josh Epstein, abogado del Proyecto de Defensa del Inmigrante.

Epstein dijo que aumentarán los arrestos y las deportaciones. “Por eso las organizaciones comunitarias nos estamos uniendo para educar a los inmigrantes y realizar este tipo de encuentros educativos”.

También le han enviado cartas a los políticos y a David Paterson, gobernador del estado de Nueva York, para que interceda en defensa de los inmigrantes y rechace este intercambio de información.

Andrés García, organizador de los derechos de los trabajadores en NICE, dijo que “estamos obligados a rechazar el programa Comunidades Seguras”. Teresa Dieta, del Proyecto de Participación Cívica de Nueva York, también dijo que Comunidades Seguras había que rechazarlo: “Las detenciones de los policías se están convirtiendo en procedimientos de inmigración”.

A la entrada del auditorio habían varios policías poniendo atención y tomando notas.