Medicina para los borrachos

Si no recuerda lo que hizo la noche anterior, entonce fue que tomó mucho licor. Si bebió demasiado, puede sentir dolor de cabeza, vomitar o marearse.

Esto indica que hay una disminución de la actividad del sistema nervioso central. Para evitar esto se aconseja no mezclar los tragos destilados con fermentados y beber mucho agua. Coma con moderación antes de beber. Otro buen consejo es acostarse, despertar después de cuatro horas de sueño, beber agua con azúcar y volverse a acostar. Cuando despierte otra vez, siga bebiendo agua.

También es recomendable comer algo ligero al otro día de haber abusado del alcohol. Un buen caldo, por ejemplo, o jugo de frutas frescas con queso. Lo ideal es hidratar el cuerpo.