La berenjena es un gran alimento y fácil de conseguir en esta época del año.

La magia del otoño se hace presente. Entre hojas secas llegan los primeros resfríos y algunas alergias. Por eso necesitamos fortalecer nuestras defensas.

Las hojas verdes, como la acelga y espinaca (20cal/100g), son ricas en carotenos, vitamina A, potasio y vitamina C. También tienen vitaminas del complejo B, entre las que destaca el ácido fólico.

Las calabazas (25cal/100g) son fuente de carotenos, de vitamina A, de potasio y de fibra. Las batatas (80cal/100g) cuentan con carotenos de actividad antioxidante, vitamina C, potasio, magnesio y fibra.

Otros alimentos muy beneficiosos son las berenjenas (25cal/100g), el coliflor (25cal/100g) y las zanahorias (40cal/100g) que nos dan vitamina A y carotenos con función antioxidante.

Las manzanas (50cal/100g) y las peras (50cal/100g) son ricas en fibras y vitaminas del complejo B; los cítricos (naranjas, mandarinas y pomelos, entre otros) están en su punto justo.

En otoño también son importantes las legumbres como lentejas, garbanzos y  granos de soja por su fuente de energía.