El multimillonario Donald Trump y la ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, obtuvieron importantes triunfos en las primarias republicanas y demócratas en Nueva York y parecen inalcanzables en el conteo de los delegados..

Aunque el recuento de votos no había terminado, el magnate republicano arrasaba a sus rivales —el gobernador de Ohio, John Kasich, y el senador por Texas, Ted Cruz— que habían prácticamente concedido el triunfo a Trump y ya se encontraban haciendo campaña de cara a las siguientes cinco primarias de la semana próxima.

«Ya no tenemos mucha competencia… el senador Ted Cruz ha sido matemáticamente eliminado y tenemos millones de votos más que el gobernador [de Ohio, John] Kasich», declaró Trump en su discurso de victoria desde la torre que llevaba su apellido, en Manhattan.

La exsecretaria Clinton también obtuvo un triunfo convincente, sacando casi 20 puntos de ventaja sobre su único rival, el senador por Vermont, Bernie Sanders.

«No hay mejor lugar que estar en casa», dijo a una multitud que celebró con ella el triunfo en Nueva York. «La victoria está a la vista», agregó.

Antes de la contienda en Nueva York, Hillary Clinton tenía 1.761 delegados, superando a Sanders, con 1.073. Nueva York repartía 247 delegados.

En el lado republicano, Trump tenía 744 delegados, contra 559 de Cruz y 144 de Kasich. Las primarias republicanas repartían 95 delegados.

De acuerdo a las encuestas de salida, Trump, nacido en Nueva York, ganó con el apoyo de 59% de los hombres, 56% de las mujeres, 85% de los votantes que usualmente no se identifican como republicanos y con el 64% de los conservadores.

No obstante solo el 34% dijo sentirse emocionado por una eventual nominación de Trump, el 26% dijo sentirse optimista, 25% tiene miedo y 13% está preocupado. Voa