Protestas contra la British Petroleum (BP) por derrame de petróleo en el Golfo de México.

El presidente Obama se puso bravo: “Ya hubiera botado al CEO de la British Petroleum (BP)si estuviera trabajando para mía”, dijo el primer mandatario el 7 de junio refiriéndose al derrame de petróleo que no han podido detener en el Golfo de México.

El derrame de petróleo comenzó el pasado 20 de abril y un ex abogado de la agencia agencia que protege el medio ambiente dijo que son unos “criminales del medio ambiente”.

Los comentarios los hizo el presidente Obama ante el periodista de NBC Matt Lauer y salieron al aire el lunes 7 de junio. El CEO de la BP es Tony Hayward.
Entre 25 y 39 galones de petróleo se han fugado del fondo del mar del Golfo de México desde que se produjo la explosión que mató a 11 obreros y está acabando con la vida marítima y la naturaleza de esa zona de los Estados Unidos.

Un millón de galones de petróleo se fugan por día en el Golfo de México.

La fuga de petróleo en el Golfo de México no ha podido detenerse y es posible que dure meses. Un millón de galones de petróleo por día se esta fugando del fondo del océano y matando peces, camarones, aves, cocodrilos y destruyendo la subsistencia de miles de seres humanos.

Todos los esfuerzos para detener la fuga de petróleo han sido infructuosos. Cuando se trató de depositar tierra y cemento en el tubo para frenar el escape del oro negro, el resultado fue lo contrario: el cráter se hizo más grande. La destrucción del ecosistema es una calamidad y sus repercusiones se sentirán por varias generaciones.

“Nuestro intento por detener la fuga de petróleo no funcionó y ahora estamos buscando alternativas”, dijo Doug Suttles, jefe de operaciones de la British Pretroleum (BP). Este pozo que extrae petróleo a mil pies de profundidad en el mar, tiene el nombre de Deepwater Horizon.

Esta fuga ha sido descrita como “un Katrina en cámara lenta”. El huracán Katrina fue el que destruyó la ciudad de Nueva Orleans cuando las olas tumbaron el muro que contiene las aguas del mar. El derrame de petróleo en el Golfo de México comenzó con una explosión que dejó 11 muertos.

Este derrame de petróleo pone en duda la efectividad de la tecnología, la responsabilidad de las corporaciones internacionales, las perforaciones en alta mar y el juego de los políticos que pude conllevar a catástrofes mundiales como esta.

Al presidente Obama se le ha criticado su falta de rudeza y efectividad en el manejo de esta crisis. Antes de que comenzara esta fuga, el presidente Obama apoyó la perforación de petróleo en alta mar y ahora ha tenido que quedarse callado. La presencia militar y de trabajadores en esta zona del Golfo de México se incrementó solamente cuando el presidente Obama decidió visitar al zona.

Miles de pescadores están quedando en la bancarrota porque no pueden dedicarse a la profesión que les ha dado los mecanismos de sobrevivencia durante años o generaciones. Ya se está buscando la manera de compensarlos y se están construyendo poblaciones improvisadas para recibir a los trabajadores de la BP que siguen llegando.