Las protestas por el respeto a los homosexuales son una constante en Nueva Yok. Foto Javier Castaño

La policía atrapó al último de los nueve jóvenes que atacaron y violaron homosexuales la semana pasada. Ruddy Vargas-Pérez había prometido entregarse, pero seguía escondido hasta que la autoridad lo arrestó en Richman Plaza. Fue acusado de asalto y robo como crímenes de odio, además de abuso sexual y secuestro.

El comisionado de policía, Raymond Kelly, dijo que actuaron debido a una llamada anónima que los orientó hasta el lugar en donde se hallaba escondido Vargas-Pérez.

Los otros latinos que fueron arrestados el fin de semana por atacar a un hombre de 30 años y a dos adolescentes por considerarlos homosexuales, también fueron acusados de cometer crímenes de odio. Los ataques se produjeron la semana pasada en el área de Morris Heights, el Bronx.

Los nombres de los acusados son: Lidefonso Méndez, 23, Elmer Confresí, 23, David Rivera, 21, Steven Caraballo, Denis Peltars, Nelson Falú y Bryan Almonte, todos de 17 años, y Brian Cepeda, 16.

El grupo de jóvenes secuestró a dos de estas tres víctimas, los llevó a una zona abandonada de Osbome Place y los sodomizaron con un palo para destapar cañerías luego de quemarlos con cigarrillos y de cortarlos con un cuchillos.

También ingresaron al apartamento en donde vive el hermano de una de las víctimas para que escuchara por teléfono a su hermano cuando estaba siendo violado y rogando para que no lo mataran. Luego de los ataques se reían y se burlaban.

Todos los acusados permanecen en la cárcel y serán llevados a la corte esta semana para que enfrenten al juez y respondan a las acusaciones de la Fiscalía.

Los acusados pertenecen, de acuerdo a la policía, a la pandilla Latin King Goonies y uno de los acusados quería integrarse a esta organización, hasta que los pandilleros descubrieron que era homosexual y decidieron castigarlo con sus propias manos.

La presidenta del Concejo de Nueva York, Christine Quinn, condenó los ataques y dijo que esta ciudad no tolera las violaciones de los derechos humanos. El alcalde Bloomberg también calificó estos ataques como deplorables y añadió que los jóvenes serán juzgados con todo el peso de la ley. “Esta es una ciudad que promueve la tolerancia y no los ataques racistas o de odio”, dijo el alcalde Bloomberg.

POLITICA Y HOMOSEXUALISMO

El candidato republicano a la gobernación del estado de Nueva York, Carl Paladino, criticó al candidato demócrata, Andrew Cuomo, por caminar con su hijas en el Desfile del Orgullo Homosexual de esta ciudad.

“A Cuomo no lo interesa ser un buen padre y expone a sus hijas a estos extremistas homosexuales”, dijo Paladino.

Cuomo respondió ayer durante el Desfile de Día de Columbus, diciendo que “Paladino es la última persona que buscaría para recibir consejos sobre cómo criar a mis hijas”.

Paladino dijo en una reunión con judíos Hasídicos que a los jóvenes no deberían lavarles el cerebro para que piensen que la homosexualidad es una opción válida y exitosa. “Se ponen esos trajecitos de baño Speedos y se refriegan los unos a los otros y eso me parece terrible”, dijo Paladino.

Cuomo dijo que esos comentarios son “terribles y dividen a la comunidad, especialmente en estos días en los cuales ha habido varios ataques contra homosexuales”.

Otros candidatos republicanos como Dan Donovan y Harry Wilson condenaron los comentarios de Paladino. “Debemos de buscar el diálogo y la tolerancia y estos comentarios van en contravía y por lo tanto no estoy de acuerdo con las palabras de Paladino”, dijo Donovan, quien aspira a la Fiscalía del estado de Nueva York.

El ex alcalde Rudy Giuliano hizo un llamado para que Paladino se disculpe en público por sus comentarios.

Paladino no se ha disculpado, aunque sí le bajó el tono a sus comentarios, haciendo énfasis en que no está de acuerdo con los matrimonios entre homosexuales y sigue las enseñanzas de la Iglesia Católica que se opone a los matrimonios entre personas del mismo sexo.