Celebración chilena luego del gol contra Honduras.

El equipo dirigido por el argentino Marcelo Bielsa venció por 1 a 0 a Honduras, con un gol convertido por Beausejour, a los 34 minutos del primer tiempo, en un partido por el grupo H. Así, la ‘Roja’ volvió a ganar en un Mundial después de 48 años.

A puro vértigo y con iniciativa ofensiva, fiel al estilo de Bielsa, el seleccionado chileno salió dispuesto a acorrarlar a su rival contra su arco, con un juego vertical, profundo y con pelotazos largos desde el fondo para buscar directamente a los punteros, Alexis Sánchez y Beausejour.

Valdivia, como centrodelantero, y Matías Fernández, más suelto en el campo, se acoplaron al esquema ofensivo de Chile, que dominó la pelota y dispuso rápidamente de la primera situación de peligro: a los 2 minutos, Fernández ejecutó un preciso tiro libre y la pelota dio en el “techo” del arco, en la parte superior de la red.

A los 8 minutos, Vidal probó con un remate desde lejos, la pelota ‘vivoreó’ antes de llegar al arco y complicó al arquero hondureño Valladares, quien contuvo en dos tiempos, luego de dar un rebote.

La planificación de los trasandinos se cumplió casi a la perfección durante los primeros minutos; Chile monopolizó el manejo de la pelota y obligó a su rival a que el desarrollo del encuentro transcurriera en campo contrario. “La mejor defensa es un buen ataque”, dice el refrán. Y los chilenos así lo llevaron a cabo.

Sin embargo, ese esquema super ofensivo provocó también algunos espacios libres de mitad de cancha hacia atrás, por lo que los mediocampistas y defensores chilenos se vieron obligados a cometer “infracciones tácticas” para frenar en la salida algún intento de contragolpe de los hondureños. Así, en menos de veinte minutos, dos jugadores chilenos vieron la tarjeta amarilla.

A los 21 minutos, Valdivia quedó de frente al arco, en la medialuna del área, después de un buen arranque de Alexis Sánchez, pero su remate con destino de gol fue desviado por un defensor hondureño al córner. Y a los 24m. Vidal cabeceó dentro del área, después de un tiro de esquina, pero la pelota salió por encima del arco.

El gol de los chilenos era una simple cuestión de espera. Y finalmente llegó a los 34 minutos, luego de una buena combinación entre Sánchez, el lateral Isla, que se proyectó hasta el fondo y envió un centro bajo y al primer palo, para que Beausejour anticipara a su defensor y tocara el balón para establecer el 1-0.

Hasta pudo ampliar la ventaja sobre el final del primer tiempo, después de una buena jugada colectiva de izquierda a derecha de Millar, quien abrió la pelota y dejó solo a Alexis Sánchez, pero el ex delantero de River enganchó hacia el medio, en lugar de definir rápidamente, se demoró y su remate alcanzó a ser tapado por un defensor.

En el segundo tiempo, Honduras se animó un poco y salió algo más adelantado. Al minuto, Medel casi le convierte un penal a Edgar Álvarez, quien aprovechó una distracción del fondo chileno y fue derribado en la puerta del área, pero el árbitro no sancionó la polémica jugada.

Fue el único sofocón sufrido por los chilenos, que en cuestión de minutos volvieron a equilibrar el juego. Alexis Sánchez, movedizo -por momentos en la derecha, en otros por el sector izquierdo-, confundió y complicó a toda la defensa hondureña y fue desequilibrante.

A los 16 minutos, el propio Sánchez encaró desde el medio hacia la derecha, quedó sólo ante el arquero y definió cruzado; la pelota se fue apenas junto al palo derecho. Y a los 18 mintuos, el arquero Valladares se lució con la mejor atajada del campeonato hasta el momento, al rechazar un cabezazo de Ponce dentro del área chica. El segundo tanto de los chilenos estaba al caer.

El máximo riesgo para el equipo de Bielsa era su falta de efectividad para definir las numerosas situaciones que generaba. Tantas jugadas había dilapidado que los fantasmas de un eventual empate empezaron a sobrevolar el estadio de Nelspruit. Como dice el adagio ‘futbolero’: “Los goles que no se hacen en un arco, se sufren en el contrario”. Por fortuna para los chilenos, esta vez no se cumplió.

Debió ganarlo con mayor comodidad y amplitud en el resultado. Pero Chile perdonó a su rival en los últimos metros y eso, en una Copa del Mundo, puede pagarse caro. De todos modos, la propuesta ofensiva del equipo de Bielsa rompió con los esquemas timoratos –a excepción de Argentina, Holanda y Alemania- exhibidos hasta ahora en el certamen. En definitiva, fue un debut prometedor y un triunfo más que justificado de los trasandinos.

Síntesis:

Chile: Claudio Bravo; Mauricio Isla, Gary Medel, Waldo Ponce y Arturo Vidal; Rodrigo Millar y Carlos Carmona; Matías Fernández; Alexis Sánchez, Jorge Valdivia y Jean Beausejour. DT: Marcelo Bielsa.

Honduras: Noel Valladares; Sergio Mendoza, Maynor Figueroa, Osaman Chávez y Emilio Izaguirre; Wilson Palacios, Amado Guevara, Edgar Alvarez, Ramón Núñez, Roger Espinoza; Carlos Pavón. DT: Reinaldo Rueda.

Gol en el primer tiempo: 33m. Beausejour (CH)

Cambios en el segundo tiempo: 4m. Gonzalo Jara por Millar (CH); 14m. Georgie Welcome por Pavon (H); 20m. Hendry Tomas por Guevara (H); 32m. Walter Martínez por Núñez (H); 35m. Pablo Contreras por Vidal (CH) y Mark González por Valdivia (CH).

Amonestados: Carmona (CH), Fernández (CH); Palacios (H)

Arbitro: Eddy Maillet (Seychelles).
Estadio: Mbombela (Nelspruit).

Brasil ganó, pero Corea del Norte no fue un buen rival.

La Selección de Brasil debutó en la Copa del Mundo Sudáfrica 2010 con un triunfo frente a Corea del Norte por 2 a 1, en el estadio Ellis Park.

Los goles del pentacampeón del Mundo los convirtieron Maicon y Elano, a los 10 y 26 minutos del segundo tiempo, respectivamente. Para los asiáticos descontó Ji Yun Nam a dos minutos del final.

Con este resultado los brasileños lideran el Grupo G, que comparten también con Portugal y Costa de Marfil, duelo que fue empate en primer turno.

El conjunto dirigido por Dunga fue superior en cuanto al manejo de la pelota y se impuso en campo contrario, sin embargo no encontró los caminos para vulnerar a los coreanos en el primer tiempo.

Aunque el elenco conducido por Kim Jong-Hun se limitó a defender, su único delantero Jong Tae Se complicó a los centrales brasileños en cada intento solitario por llegar al arco defendido por Julio César.

A los 6 minutos Kaká, de poca participación, habilitó a Robinho, quien remató desde la medialuna del área sin puntería, misma suerte corrió Elano con el recurso de disparo desde lejos.

El lateral izquierdo brasileño Michel Bastos no quiso ser menos y también probó ante la falta de ideas de su equipo en los primeros minutos del encuentro.

A continuación llegó la primera intervención de Julio César en el partido, tras un remate cruzado, bajo y débil de la referencia Jong Tae Se. Ese fue el primero de una serie de intentos que inquietaron a la defensa verdeamarella.

Los primeros 20 minutos se cumplieron con intentos del defensor Jong Hyok, que pasó al ataque definiendo como un jugador de su posición y no un atacante.

Ese intento coreano hizo despertar de la siesta a Brasil, que llegó con un tiro de media vuelta de Robinho bien controlado por Ri Myong Guk.

Los laterales de Brasil pasaron al ataque en la búsqueda de un gol que se hizo desear, en ese contexto Maicon exigió la buena respuesta del arquero de Corea del Norte. Los asiáticos, que rara vez llegaron con peligro, se sintieron cómodos frente a la inoperancia de Brasil.

Así se fueron a los vestuarios del estadio Ellis Park los dos equipos para el descanso, con la sorpresa de que Brasil no pudo vulnerar durante 45 minutos a una Selección con poca experiencia mundialista.

En el inicio del complemento Bastos tuvo el gol en sus pies con un tiro libre potente que pasó a centímetros del palo derecho, en una de las chances más claras de los sudamericanos. A los 7 minutos Robinho remató fuerte, bajo, cruzado y desviado.

Parecía que no iba a ser la noche de Johannesburgo justamente brasileña, sin embargo una habilitación de Elano a Maicon posibilitó que el lateral derecho marque la ventaja con ayuda del arquero asiático.

En ese momento se abrió el partido y Brasil manejó el trámite, sin ser arrollador –y con poco aporte de Kaká- pero a su antojo, así llegó el segundo tanto.

A los 26 minutos Robinho envió un pase profundo en diagonal a Elano, quien definió con frialdad al segundo palo de Myong Guk.

Brasil fue por más, pero un contragolpe de Corea del Sur terminó en el descuento de Ji Yun Nam, a dos minutos del final, para imprimirle dramatismo a los últimos instantes del encuentro.

Pero fue victoria al fin para Brasil, que con los ajustados tres puntos pasó al frente en el Grupo G y comenzó a transitar su sueño de hexacampeón.

-Síntesis-

Brasil 2: Julio César; Maicon, Lúcio, Juan y Bastos; Gilberto Silva y Felipe Melo; Elano y Kaká; Robinho y Luis Fabiano. DT: Carlos Dunga.

Corea del Norte 1: Ri Myong Guk; Pak Chol Jin, Nam Song Chol, Ri Kwang Chon y Cha Jong Hyok; Ji Yun Nam; Mum In Guk, Jun Il y Pak Nam Chol; Hong Yong Jo; Jong Tae Se. DT: Kim Jong-Hun.

Goles en el segundo tiempo: 10m. Maicon (B), 26m. Elano (B), 44m. Ji Yun Nam (C)

Cambios en el segundo tiempo: 28m. Dani Alves por Elano (B), 33m. Nilmar por Kaká (B), 35m. Kum Il por In Guk (C), 39m. Ramires por Felipe Melo (B)

Amonestados: Ramires (B)

Arbitro: Viktor Kassai (Hungría).
Cancha: Estadio Ellis Park (Johannesburgo).