Silvio Berlusconi, premier italiano acusado de prostitución.

El premier italiano Silvio Berlusconi tiene fama de hacer fiestas con mujeres hermosas y atrevidas. Ahora está siendo investigado por llevar a su casa a una menor de edad que se dedica a la prostitución y que se conoce con el nombre de “Rudy rompecorazones”. Un periódico católico condena su comportamiento.

“Sólo la idea que un hombre que ocupa la cumbre de las instituciones del Estado esté implicado en historias de prostitución y aún peor, de prostitución de menores hiere y sacude”, escribió hoy el director del diario católico Avvenire, Marco Tarquinio.
La editorial publicada en primera página pidió claridad sobre el caso de la joven marroquí apodada Ruby, que supuestamente habría tenido relaciones sexuales cuando era menor de edad con el premier Silvio Berlusconi.
El periódico de los obispos italianos hizo un llamado a la sobriedad citando las palabras pronunciadas en setiembre por el cardenal Angelo Bagnasco, presidente de la Conferencia episcopal italiana: “en cualquier campo, cuando se cubren cargos de visibilidad, la contención es indivisible del papel”. “En estos años, escribió el director, este diario reiteradas veces recordó a todos, premier en primer lugar, que para servir dignamente en la esfera pública es necesario saber dar, y tener fuerte una medida de sobriedad y de respeto por sí mismo, por los otros y por el papel que se cubre”.
Avvenire pidió una conclusión rápida del caso. “A nosotros italianos se nos debe al menos ésto: una salida rápida de esta irrespirable polvareda. Cada uno debe hacer por entero su propia parte para que ésto ocurra con toda la indispensable limpieza a los ojos de Italia y del mundo”.
Por su parte, el canciller italiano Franco Frattini hablando a canal 5, propiedad de Berlusconi, dijo que se trata de una acción “judicial mediática” totalmente “infundada” y un “gran montaje”, que no impedirá al gobierno seguir adelante como está asegurando el jefe de gobierno. “Sería un error, subrayó, admitir el principio que un magistrado, con una investigación que se revelará infundada, pueda determinar el tiempo de las elecciones y sustituirse a la elección democrática de los electores y de los gobiernos”.
La situación judicial de Silvio Berlusconi quedó ayer más comprometida luego de conocerse las escuchas telefónicas que llevó a cabo la fiscalía de Milán durante la investigación por el caso “Ruby”, que revelaron que la joven marroquí -que acudió a fiestas privadas del premier italiano cuando era menor de edad- pidió cinco millones de euros por negarlo todo.
“Voy a su casa desde que tengo 16 años, pero siempre lo negué todo por salvaguardarlo”, afirma una tal “Ru” en una conversación que recoge el sumario, según el Corriere della Sera.
En las actas, resumidas en 389 páginas, en parte consultables en la edición digital de los principales medios de comunicación italianos, el tribunal sostiene que cuenta con numerosas pruebas de que el primer ministro violó la ley contra la prostitución infantil y cometió abuso de poder en el caso “Ruby”.

Ansa