Consumir una o varias tazas de café al día ayuda a combatir la diabetes tipo 2, la enfermedad de Parkinson, los problemas del hígado (incluyendo el cáncer de hígado) y el deterioro del corazón. Así han concluido varios informes recientes como el trabajo que publicó este diciembre la universidad UCLA.

En el mundo se consumen diariamente 400 mil millones de tasas de café al día. Desde el siglo 17 la humanidad comenzó a consumir café en masa, bajo el pretexto que una tasa de café estimula el cerebro “para tener una conversación intelectual”.

En otro informe reciente de la Escuela de Salud Pública de Harvard se afirma que el café contribuye a que las personas vivan más tiempo. Es decir, contribuye a la longevidad.

Además, cuestionaron la creencia según la cual, beber una o dos tasas de café antes de acostarse, no permite un sueño profundo y prolongado. La verdad es que cada persona reacciona de manera diferente al café porque el metabolismo no es el mismo en todos los cuerpos.

También se cree que el café estimula el apetito sexual. Pero no se exceda en la leche y el azúcar porque se engorda y comienza a sufrir del corazón.