Un avión de pasajeros ruso con 224 personas a bordo se ha estrellado este sábado en la península egipcia del Sinaí, informó el primer ministro egipcio, Sherif Ismail. El Gobierno egipcio detalló que de los 217 pasajeros, 214 eran rusos y tres ucranios; 138 mujeres, 62 hombres y 17 niños, informa Reuters. El Ministerio egipcio de Aviación Civil señaló que aviones militares han localizado los restos del aparato al sur de la localidad de Al Arish, adonde enviaron 45 ambulancias. El avión, un Airbus A-321, está completamente partido en dos y lo más probable es que hayan muerto la mayoría de pasajeros. Fuentes de seguridad aseguraron que no hay supervivientes.

Por la mañana un miembro del equipo de rescate aseguró al diario local Al Masry Al Youm, que habían oído sonidos de personas y es posible que haya supervivientes. Y añadió: “La escena es horrible, los cadáveres están quemados. Hay cinco niños [fallecidos] y la mayoría son mujeres”.

Aunque un grupo egipcio afiliado al Estado Islámico (ISIS) se atribuyó en Twitter el presunto derribo del aparato, no hay indicaciones de que el siniestro haya sido provocado, informaron a Reuters fuentes de la seguridad egipcia sobre una zona con presencia de milicianos islamistas y del ISIS. El ministro ruso de Transporte descartó también que se tratara de un atentado, señalando que el comunicado del grupo yihadista “no puede ser considerado preciso”, informa Reuters. El avión cayó en un área montañosa y el mal tiempo ha dificultado a los equipos de rescate la llegada al lugar. Los cadáveres y los supervivientes, si los hay, serán trasladados a la capital, El Cairo.

Mapa de localización del accidente del Airbus 321

El Ministerio de Aviación de Egipto señaló que el avión estaba operado por la aerolínea rusa Kogalymavia. Había salido de Sharm El Sheij -el destino favorito en Egipto de los turistas rusos- a las 5:51 hora local (03:51 GMT) con destino el aeropuerto Púlkovo de la segunda ciudad rusa, San Petersburgo, donde debía aterrizar poco después del mediodía. El fiscal egipcio a cargo de la investigación ha dado luz verde a que participe en la misma una agencia gubernamental rusa.

En el avión, que realizaba de esos vuelos chárter de fin de temporada, iban 224 personas, de ellas 200 pasajeros adultos, 17 niños y 7 miembros de la tripulación.

El Ministerio egipcio de Aviación Civil precisó que el avión se desplazaba a una altitud de 31.000 pies cuando desapareció de las pantallas de los radares. Sergei Lzvolsky, de Rosaviatsia, la agencia estatal de aviación rusa, afirmó por su parte que el aparato no hizo contacto, como estaba previsto, con los controladores aéreos en Chipre y “desde entonces el avión no ha hecho contacto y no ha aparecido en los radares”. Airbus informó de que la aeronave tenía 56.000 horas de vuelo en 21.000 viajes.

El comité de investigación de Rusia ha abierto un expediente por “violación de las reglas de los vuelos y su preparación” con relación a este caso, informa la agencia RIA. El presidente ruso, Vladimir Putin, ha expresado sus más profundas condolencias a las familias de las víctimas, indicaron agencias de prensa rusas citando al servicio de prensa del Kremlin. El primer ministro egipcio ha formado un comité de crisis para gestionar el accidente, señala un comunicado de su oficina. El país