Muchas personas son enterradas en algún lugar de las fronteras. Foto Voa

El año 2018 registró 384 personas fallecidas por distintas circunstancias en su intento por ingresar a otro país. En 8 meses del 2019 un total de 514 han perecido, aumentando significativamente la tasa de mortalidad entre migrantes y con un importante registro dentro del continente americano.

Sin embargo, según ​Joel Millman, ​vocero de la Organización Internacional de la Migración (OIM), en el Mediterráneo mueren 5 o 6 veces más de lo que que se reporta en las Américas. Pero para el 2019 la cifra alcanzada se registró mucho más temprano que en ocasiones anteriores.

“Llegamos hasta 500 muertos hasta el mes de agosto, normalmente pasa hasta septiembre y octubre o diciembre en algunos años, pero este año, en verano alcanzamos esta cifra”, dijo Millman.

Informa además que se han encontrado otros 60 cuerpos, pero a diferencia de los 514 nombrados anteriormente, de estos no se ha podido obtener información respecto a su sexo, edad, y mucho menos de su nacionalidad.

Según Millman, Venezuela es el país que más fallecidos reporta. Le siguen Guatemala, Honduras, El Salvador y México. Otros países afectados son Ucrania, India, Ecuador y Colombia, y el destino de muchos de ellos no es solo Estados Unidos, otros buscan asilo en Chile, Brasil, o Colombia.

Agrega que muchos migrantes están utilizando vías marítimas, las cuales son más peligrosas y el aumento en la cantidad de fallecidos lo demuestra.

“El año pasado murieron 19 personas en el mar, este año tenemos 151, no solo venezolanos, también haitianos, dominicanos, cubanos, pero la gran parte de estos muertos son venezolanos”, dijo Millman.

Respecto a la frontera sur de Estados Unidos, Millman señala que por años la tendencia ha sido de una muerte diaria en la zona, y que pese a la masiva migración, allí no se ha registrado un cambio notable en las cifras. Voa