Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York.

El arzobispo de Nueva York. Timothy Dolan, oficia una misa en Staten Island para calmar los ánimos de la comunidad latina y pedir que terminen los ataques raciales contra mexicanos. Será en la iglesia de la Asunción en el vecindario de Richmond Terrace.

El más reciente ataque contra mexicanos ocurrió el miércoles en la noche y la víctima fue un joven de 15 años que fue atracado por un grupo de negros que le gritaron insultos racistas. Le robaron el iPod que cargaba el mexicano.
El robo y ataque racial ocurrió frente al número 190 de North Burgher, en West Brigton, cuando el mexicano se dirigía a su hogar, cerca al vecindario de Port Richmond, en donde han ocurrido 11 ataques raciales contra mexicanos.
Yashua Plair fue arrestado y acusado de robo y ataque racial.

El cónsul mexicano en Nueva York reaccionó para enfrentar las golpizas en contra de sus compatriotas en Staten Island.

Christian Vásquez se convirtió en la más reciente víctima de ataques en contra de mexicanos en el condado de Staten Island, en la ciudad de Nueva York. Ocurrió el sábado en la madrugada cuando Vásquez se dirigía a su casa después de salir del trabajo. Un adolescente de 15 años fue arrestado por el ataque, pero las autoridades no han revelado su nombre debido a que es menor de edad.

“Me golpearon en la cara como tres veces y me gritaron grocerías por ser mexicano”, dijo Vásquez a la prensa. La policía de Nueva York ha aumentado su presencia patrullando las calles y ha instalado unidades de vigilancia con cámaras de video. Esta semana habrán varias reuniones con líderes de la comunidad y represdentantes de la ciudad para tratar de frenar esta ola de violencia y racismo en contra de los mexicnos.

“No creo que se una sola persona la responsable de los ataques”, añadió Vásquez. La ciudadanía se ha mostrado sorprendida por estos ataques racistas.

Las golpizas a los latinos en Staten Island y en el resto de la ciudad no son nada nuevo. En el 2008 un carro arremetió y dañó varios establecimientos comerciales de mexicanos y ese mismo año fueron golpeados brutalmente dos latinos en la calle Main. En las últimas semanas han sido atacados más de 10 mexicanos y las autoridades investigan el motivo y si los ataques son planeados por una persona o un grupo de racistas.
La víctima más reciente fue un mexicano que recibió una golpiza con bates de béisbol el sábado pasado.  Además, Fidel González de 40 años, quien fue golpeado por un grupo de jóvenes negros en el parque Faber el viernes de la semana pasada. González es de Oaxaca, México y recibió golpes en la quijada con una patineta luego de un partido de fútbol en la zona de Port Richmond.
“Qué hace aquí mexicano estúpido, lárguese porque usted no pertenece a este lugar”, le dijeron los jóvenes a González antes de atacarlo.
“La gente tiene temor de salir a la calle en la noche”, dijo el reverendo Terry Troia, director del Project Hospitality en ese condado.

“Los agentes de Nueva York siempre están dispuestos a escuchar y a cambiar la táctica para identificar este tipo de ataques y arrestar rápido a los culpables”, dijo Raymond Kelly, comisionado de policía de esta ciudad.

Rogelio Vásquez, una de las víctimas, dio la bienvenida a la presencia policial en Staten Island: “Me parece bien porque aumenta la vigilancia”, dijo por intermedio de un intérprete.

Esta año han ocurrido 21 ataques racista en Staten Island y 11 han sido en contra de latinos. “Hemos arrestado a ocho personas y tres casos han sido resueltos”, dijo Paul Browne, vocero del Departamento de Policía de la ciudad de Nueva York. “El año pasado, durante este mismo período, hubo 10 ataques racistas y sólo dos en contra de latinos”.
Browne añadió: “Necesitamos que los inmigrantes latinos salgan de la sombra y denuncien estos ataques. No estamos interesados en su estado migratorio, sino en su colaboración para atrapar a los responsables”.
La comunidad reaccionó indignada y está realizando varias reuniones para hacer un frente común y atacar el problema del racismo hacia los mexicanos.
“No podemos tolerar este tipo de ataques a mexicanos y el gobierno de México está dispuesto a colaborar con las autoridades de Nueva York para impedir que sigan sucediendo”, dijo Rubén Beltrán, el cónsul mexicano en Nueva York. “La ley tiene que castigar a los culpables”. El gobierno de México envió a Staten Island un carro para que ayude con su presencia a alertar a las autoridades y a la ciudadanía.
Parte de la estrategia es desplazar a miembros de los Angeles Guardianes a Staten Island. Esta organización de civiles desarmados que visten birrete rojo y actúan como militares, ayuda a vigilar el vecindario y hace arrestos si es necesario. Por ahora están vigilando la zona de Richmond Terrace, adyacente al parque Faber.
Los ataques racistas en contra de los latinos, negros, asiáticos y otros grupos minoritarios, han sido una constante en la ciudad de Nueva York y en esta nación. Por eso el alcalde Bloomberg ha reaccionado diciendo que esta es una ciudad de inmigrantes y que estos ataques no son permitidos.
El blanco de los ataques son los latinos y en especial aquellos que parezcan mexicanos porque son los inmigrantes más recientes de la ciudad de Nueva York y han llegado en masa en los últimos 15 años. Otros grupos minoritarios se sientes desplazados o amenazados y reaccionan con actitudes racistas.

Los ataques racistas tampoco se limitan a Staten Island porque han ocurrido en los otros cuatro condados de Nueva York. Además, tampoco se limitan a los mexicanos, porque ecuatorianos, colombianos, dominicanos y salvadoreños también han sido víctimas del racismo y algunos latinos han pagado con su muerte.

Staten Island comenzó una campaña para quitarse la mala fama de racista y promover la unión entre todos sus residentes. El lema es: I am SI (Yo soy Staten Island).