Gabriela Altamirano, fundadora y directora de la empresa que lleva su apellido. Foto cortesía

Para Gabriela Altamirano lo más importante para comenzar o levantar un negocio es la calma y seguir los pasos. “Los empresarios latinos tenemos la tendencia a hacer todo a la carrera, sin información y sin tener en cuenta los procedimientos financieros”, dijo Altamirano en su oficina ubicada en el centro comercial ubicado en el 84-02 de Roosevelt Avenue, en Jackson Heights, Queens.

Esta oficina abrió sus puertas el año pasado con el fin de servir a los empresarios latinos del área. El 70 por ciento de sus clientes son ecuatorianos, el 20 por ciento mexicanos y el otro 10 por ciento de varias naciones de Latinoamérica.

Ofrece múltiples servicios como información tributaria y legal para que los propietarios de negocios no cometan errores y eviten enfrentar la ley. “Los latinos debemos de conocer nuestros derechos como empresarios, pero también nuestros deberes como emprendedores, como hacer los impuestos cada tres meses y no una vez al año”, dijo Altamirano.

Además de llenar los impuestos, esta oficina de Queens también ofrece seguros de todo tipo (casa, carro, negocios, etc.), compensación a trabajadores (workers’ compensation), licencias para negocios y envío de dinero por intermedio de Ría, Western Union y Costamar.

Altamirano dijo que los empresarios latinos son fuertes para todos los negocios, como la construcción, los restaurantes y los salones de belleza. “Y lo mejor de todo es que no es necesario tener documentos para empezar un negocio en esta nación”, dijo Altamirano. “Es tan simple como obtener una identificación y no hay que inventar nada o acudir a terceros”.

Para Altamirano el acceso a capital es un problema para los negociantes latinos y para eso está planeando una feria de negocios. “Quiero que aprendan a trabajar con metodología, que se informen y preparen y que sepan enfrentar la inflación que estamos enfrentando”, añadió Altamirano con voz fuerte y confiada.

Altamirano dijo que en sus dos oficinas de Queens y Brooklyn posee 15 empleados y que desea seguir creciendo con el apoyo de la comunidad latina.

El mensaje de Altamirano a los empresarios latinos: “que nunca pierdan las esperanzas, que sigan informándose y creciendo en el mundo de los negocios y no tengan miedo de preguntar o solicitar ayuda”.