Presidente Calderón en Washington.

“Vamos a ganar la batalla, pero no es fácil”, dijo el presidente mexicano Felipe Calderón ante el Congreso de los Estados Unidos el jueves 20 de mayo en la mañana. El presidente Calderón se refería al tráfico de drogas que está derramando sangre en territorio mexicano. “Estamos golpeando duro a los narcotraficantes y hemos extraditado a muchos mexicanos a esta nación, algo sin precedentes”.
El presidente de México también felicitó al presidente Barack Obama de los Estados Unidos por su lucha contra la delincuencia. “México y los Estados Unidos han mejorado su relación y ambos podemos crecer por un futuro mejor. Los invito a trabajar con México”, dijo el presidente Calderón.
“México necesita la ayuda de los Estados Unidos para frenar el tráfico de armas que nos está matando”, dijo el presidente Calderón en inglés. “Respeto la Constitución de esta nación y su derecho a poseer armas, pero están llegando a criminales. La violencia en México comenzó cuando en los Estados Unidos se levantó la prohibición para adquirir armas de asalto. Tienen que volver a regular quienes tienen acceso a estas armas”
Calderón fue ovacionado varias veces por los miembros del Congreso cuando dijo que estaba implementando leyes sociales para llevar a México al desarrollo. “Tenemos que buscar alternativas al petróleo para llegar a una libertad energética. También estamos invirtiendo en vías de desarrollo, en infraestructura”.
Habló de los problemas que tuvo México el año pasado debido a la crisis económica, a la sequía y a la enfermedad de la gripe porcina. Dijo que estaban creando más de 400,000 nuevos empleados y esperamos que nuestra economía crezca en un 4 por ciento para aumentar nuestra capacidad de consumo. “Estamos mejorando el nivel de vida de los mexicanos y ahora sólo hay 14 millones de mexicanos viviendo por debajo del nivel de pobreza. Estamos invirtiendo en la educación y brindando acceso de salud para todos nuestros ciudadanos, cobertura general para todos en el 2012”, dijo el presidente Calderón.
“Con la inmigración de mexicanos a los Estados Unidos estamos perdiendo capital humano”, dijo el presidente Calderón en español y fue ampliamente aplaudido por los congresistas en Washington. “Felicito a todos los inmigrantes mexicanos en esta nación y estamos trabajando para mejorar el futuro de sus familias y no tengan que salir a buscar oportunidades fuera de su patria. La inmigración es un problema de mí gobierno y no queremos quebrantar las normas.
“Trabajemos por una reforma de inmigración amplia y estoy en total desacuerdo por la ley adoptada recientemente en Arizona porque ignora la realidad y fomenta el racismo. Creo en la comunicación y la cooperación”, dijo el presidente Calderón.
El presidente mexicano también habló del medio ambiente y la necesidad de enfrentar el cambio climático. Al final de su intervención habló del futuro por el cual deben de luchar las dos naciones y terminó con una bendición.