La nueva medida prohíbe la venda de marihuana sintética en bodegas y tiendas y puede penalizar a los infractores con un año de prisión, 5,000 dólares de multa y quizás el cierre del establecimiento si repite el crimen. “Estamos atacando el origen económico de esta venta”, dijo Bill de Blasio, alcalde de Nueva York.

“Estamos criminalizando a los vendedores para sacar este droga de nuestros vecindarios y no estamos persiguiendo a quienes consumen esta droga?” dijo Melissa Marl-Viverito, presidenta del Concejo.

La K2 es también conocida como marihuana sintética y tiene efectos muchos más nocivos que la marihuana que se fuma. Al menos una persona ha muerto por consumir K2. Los efectos que producen son náusea, adormecimiento, agitación, vómito y alteración del comportamiento hasta convertirse en una persona violenta y descontrolada.

El mes pasado las autoridades confiscaron dos millones de paquetes de K2 valorados en más de 10 millones de dólares.