La Alianza Bolivariana para los pueblos de América (ALBA), demandó a Estados Unidos derogar la sanción contra Venezuela que la calificó como una amenaza a su seguridad nacional y política exterior.

“Solicitamos al Gobierno de Estados Unidos y específicamente al presidente Barack Obama, derogar la orden ejecutiva aprobada el 9 de marzo de 2015 por cuanto constituye una amenaza a la soberanía y una intervención en los asuntos internos de la República Bolivariana de Venezuela”.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en medio de varios presidentes latinoamericanos, incluyendo Raúl Castro de Cuba y Evo Morales de Bolivia.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, de corbata roja y en medio de varios presidentes latinoamericanos, incluyendo Raúl Castro de Cuba y Evo Morales de Bolivia.

Esta fue la exigencia contenida en el documento leído en cadena nacional por el presidente Nicolás Maduro, tras el encuentro convocado en Caracas para tratar la situación de Venezuela y Estados Unidos.

Así mismo los países de la ALBA convinieron promover facilitadores hemisféricos que impulsen la distensión de la relación entre ambas naciones.

“Decidimos ratificar nuestro compromiso y apoyo irrestricto con la República Bolivariana de Venezuela en la búsqueda de mecanismos de diálogo con el Gobierno de Estados Unidos para que cesen las agresiones contra Venezuela”.

La ALBA también decidió denunciar “la feroz campaña mediática internacional” que según el bloque tiene como objetivo “desacreditar la Revolución Bolivariana, intentando crear las condiciones para una intervención de mayor escala y ajena a la solución pacífica de las diferencias”.

Los países que integran la ALBA resolvieron llevar una declaración conjunta a la próxima Cumbre de las Américas que se celebrará en Panamá el 10 y 11 de abril. Voa