Michael Cohen, ex abogado del presidente Trump, testificando ante el Congreso.

Michael Cohen, el exabogado personal por unos 10 años del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el miércoles a una comisión de la Cámara de Representantes que su exjefe es un «racista, un estafador, un tramposo».

Al inicio de la audiencia, Cohen dijo a los legisladores que Trump sabía que su asesor de campaña Roger Stone estaba en contacto con el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, sobre la publicación de correos electrónicos pirateados al Comité Nacional Demócrata que dañaban a su oponente de 2016, Hillary Clinton, antes de que que el sitio los hiciera públicos.

Cohen dijo que Trump también conocía y le ordenó mentir al Congreso sobre las negociaciones que tuvo la compañía de Trump durante la campaña de 2016 para construir un rascacielos en Moscú, mientras que el entonces candidato Trump dijo a los votantes que no tenía tratos comerciales en Rusia.

Cohen dijo incluso que Trump nunca esperó ganar la presidencia.

«Donald Trump es un hombre que se postuló para un cargo para hacer que su marca sea excelente, no para hacer que nuestro país sea grandioso», dijo Cohen. «No tenía el deseo ni la intención de dirigir a esta nación a no ser para promocionarse a sí mismo y construir su riqueza y poder. La campaña para él siempre fue una oportunidad de marketing», aseguró.

Cohen, quien citó sus experiencias tras una década de trabajo con Trump, expresó: «Es un racista. Es un estafador. Y es un tramposo».

Controvertida audiencia

Poco antes de comenzar el testimonio de Cohen, el legislador republicano Mark Meadows pidió posponerlo. Sin embargo, legisladores votaron minutos después de iniciada la audiencia para proseguir con la declaración de Cohen que deberá concluir mañana jueves.

El representante Elijah Cummings, en enfático comentario, dijo tras la votación a favor de continuar la audiencia que habían recibido una copia del testimonio de Cohen, que incluye, por ejemplo, la evidencia de que Trump firmó para revertir el pago a Stormi Daniels.

Una vez con la palabra, Cohen dijo que estaba arrepentido del día en el que aceptó trabajar para Trump, se disculpó con familiares y amigos y -como se había filtrado a medios-, calificó de «racista» a su exjefe.

También se disculpó con el Congreso: «Quiero disculparme con todos los legisladores y con todo el Congreso. La última vez que estuve aquí lo hice para proteger al señor Trump. Ahora estoy aquí para decir la verdad».

Más de una vez en su intervención, Cohen ofreció disculpa por «las mentiras».

Cohen mostró como parte de su testimonio un cheque de $ 35,000 firmado por el presidente de los EE. UU. Donald Trump a Michael Cohen y que guarda relación con el pago a mujeres supuestamente vinculadas en una época al mandatario estadounidense.

Durante la audiencia fue mostrado un cheque firmado por el presidente Donald Trump.
Durante la audiencia fue mostrado un cheque firmado por el presidente Donald Trump.

Durante la audiencia, Cohen afirmó que Trump conocía de antemano que WikiLeaks publicaría correos electrónicos que perjudicaban la campaña presidencial de su rival Hillary Clinton y que su exjefe le pidió de forma implícita que mintiese sobre un proyecto inmobiliario en Moscú.

Cohen se declaró culpable de mentir al Congreso sobre el proyecto, algo que asegura que Trump sabía.

También dijo que Trump inflaba sus ingresos en función de «sus intereses financieros».

Trump dijo previo a la audiencia el miércoles en su cuenta en Twitter que Cohen mentía y que buscaba reducir su condena.

Lea: Cohen: Trump sabía de la filtración de emails de WikiLeaks

Está previsto que Cohen finalice su testimonio ante los legisladores a puerta cerrada el jueves. Permanece en libertad hasta que se presente en la prisión para cumplir una condena de tres años en mayo, luego de declararse culpable de ocho cargos criminales.

Como parte de su acuerdo de culpabilidad, Cohen continúa cooperando con los fiscales federales en Nueva York que están investigando los intereses comerciales de Trump y millones de dólares de donaciones hechas a su comité presidencial inaugural.

Voa