Tres personas murieron y nueve resultaron heridos durante el tiroteo ocurrido el viernes en una clínica en la ciudad estadounidense de Colorado Springs, Colorado, confirmaron hoy autoridades.

El incidente estalló en el interior de una clínica del programa Planned Parenthood cuando un hombre armado con un rifle de asalto abrió fuego y comenzó a disparar contra los agentes y las personas en el lugar.

Un uniformado y dos civiles resultaron muertos por los disparos del homicida identificado como Robert Lewis Dear, de 59 años, quien se entregó a los agentes luego de más de cinco horas de asedio, dijo la teniente Catalina Buckley, un portavoz de la policía.

Buckley precisó que el pistolero trajo varios elementos sospechosos a la clínica, y los investigadores estaban tratando de determinar si eran explosivos.

El incidente ocurre luego que el programa de planificación familiar fue blanco de severas críticas después que vídeos clandestinos mostraron que funcionarios de esa entidad discutían el uso de los órganos fetales para investigaciones.

Hasta ahora funcionarios del FBI en esta capital, pese a estar en alerta ante presuntas amenazas terroristas, parecían sorprendidos horas después del tiroteo y dijeron que sabían poco acerca de lo ocurrido y los motivos del pistolero.

Una decisión de la Corte Suprema en el caso Roe v. Wade en 1973, legalizó el aborto a nivel nacional, y posteriormente muchas clínicas donde se practica este y miembros su personal fueron blanco de acoso incluyendo muerte y amenazas de bombas. PL