Vendedores ambulantes acogen nueva ley

Vendedores ambulantes acogen nueva ley

A los vendedores ambulantes de Nueva York les cambiará la vida si el Concejo aprueba un proyecto de ley que fue presentado esta semana. “Vamos a eliminar el mercado negro de las licencias porque algunos vendedores ambulantes están pagando hasta 24,000 dólares en el mercado ilegal”, dijo el senador estatal José Peralta. “Vamos a unificar las reglas, a implementar nuevas leyes de sanidad y vamos a mover algunos puestos de venta de comida a otros lugares porque hay mucha congestion”.

El senador Peralta fue invitado a la conferencia de prensa frente a las escalinatas de la Alcaldía porque este es un tema que conoce y por el cual ha abogado a nivel estatal. Dijo que se creará una comisión para fomentar un diálogo entre los dueños de restaurantes, los vendedores ambulantes, la policía y los departamentos de transporte y del consumidor.

El proyecto de ley cuenta con el apoyo de los concejales Melissa Mark-Viverito, Mark Levine, Rafael Salamanca, Eric Ulrich, Margaret Chin, I. Daneek Miller, Julissa Ferreras-Copeland e Ydanes Rodríguez.

“No estamos en contra de los pequeños negocios, sino contra aquellas personas que tienen varias licencias y ni siquiera trabajan vendiendo comida”, dijo el concejal Rodríguez.

“Estamos escuchando la voz de la comunidad y respondiendo efectivamente”, añadió la concejal Ferreras.

Cualquier persona puede solicitar las licencias para vender comida, sin importar su estatus migratorio. También hay una lista de espera en el otorgamiento de las licencias. Se duplicará el número de permisos para vendedores de alimentos en el curso de siete años y un 5% de los nuevos permisos serán reservados para los veteranos y discapacitados.  Los permisos se otorgan cada dos años y habrá 600, además de otros 35 temporales, como para vender helados en el verano.

Eleodora Vivar Flores pertenece al Proyecto de Vendedores Ambulantes, tiene 7 hijos, 18 nietos y 4 bisnietos. Vendía comida hasta que “me cansé de pagar multas de más de mil dólares y de pelear con la policía”. Ahora vende mercancía en el alto Manhattan y dijo que por fin llegó la hora de cambiar las regulaciones de los vendedores ambulantes.

Vendedores ambulantes latinos le dan la bienvenida al proyecto de ley, incluyendo a

Vendedores ambulantes latinos le dan la bienvenida al proyecto de ley, incluyendo a Leodora Vivar Flores, de gafas.

Desde 1980 no ha cambiado la ley y se han otorgado muy pocos licencias para vendedores ambulantes. Algunas personas tienen varias licencias y las rentan a precios exorbitantes. En algunas esquinas hay demasiados vendedores aglomerados y las condiciones de salubridad no son las mejores. A veces cobran por la comida más caro que en los restaurantes.

“Esta nueva ley es un asunto de justicia social”, dijo Quenia Abreu, presidente y CEO de la Cámara de Comercio de Mujeres de Nueva York.

“Finalmente la ciudad de Nueva York se dispone a cambiar la ley después de tres décadas y no tendremos que suplicar y pagar un alto costo por los permisos o licencias”, concluyó Mohamed Attia, líder del Proyecto de Vendedores Ambulantes.

Javier Castaño

468