Trump en crisis por el muro

Trump en crisis por el muro

El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo que está dispuesto a arriesgar una crisis presupuestaria para cumplir con la promesa de campaña de construir lo que llamó un “absolutamente necesario” muro a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.

“Si tenemos que cerrar el gobierno, vamos a construir ese muro”, dijo Trump el martes por la noche durante un acto de campaña en Phoenix, Arizona. Agregó que al elegirlo a él en noviembre del año pasado, el pueblo estadounidense “votó por el control de la inmigración”.

Los fondos para el muro tendrán que ser aprobados por el Congreso estadounidense, que aún no ha completado el trabajo sobre el presupuesto del gobierno federal para el año fiscal 2018, que comienza el 1 de octubre.

La oposición de los demócratas del Congreso a la idea del muro, llevó a Trump a que los llamara “obstruccionistas”.

Críticas a la prensa

El presidente también aprovechó su discurso del martes para criticar nuevamente a la prensa, comparando a los periodistas con traidores, llamándolos “mala gente a la que no le gusta el país”.

Trump reacitó previas declaraciones que hizo criticando a los neo-nazis y el Ku Klux Klan tras el fatal enfrentamiento del 12 de agosto en Charlottesville, Virginia. Pero omitió las más controversiales palabras usadas para culpar de la violencia a “ambas partes”.

Trump también acusó a la prensa de no reportar sus comentarios. “¿Informaron que dije que el racismo es un mal?”

“No”, respondió la multitud.

“Soy una persona que quiere decir la verdad”, declaró Trump. “Soy una persona honesta”.

“Lo que pasó en Charlottesville golpeó a todo Estados Unidos, y todos los que estamos aquí estamos en contra de la violencia y el odio, pero la prensa deshonesta, esos que están aquí con las cámaras… no quieren reportar que yo condené fuertemente a los neonazis, al KKK, a los supremacistas blancos”, dijo a una multitud de seguidores que lo escuchó durante hora y media en un evento tipo mitin político en Phoenix, Arizona.

El mitin fue un baño de multitudes para el presidente que trata de sobreponerse a una semana de controversias, deserciones y críticas agudas que parecieron dejarlo aislado con una tambaleante presidencia. Sus seguidores, en cambio, gritaron entusiasmados y repetidamente “USA, USA” y “¡Trump!¡Trump!”, especialmente cuando atacaba a la prensa.

“Están tratando de quitarnos nuestra historia”, dijo en un momento. “Los únicos grupos que le están dando plataforma a estos grupos de odio es la prensa deshonesta”, dijo nombrando al “fallido New York Times”, a The Washington Post y a CNN, entre otros.

Joe Arpaio

El presidente Trump había dejado saber antes de llegar a Arizona que estaba considerando otorgar un indulto al sheriff Joe Arpaio, quien aguarda sentencia luego de que fue declarado culpable de desacato a la orden de un juez en un caso de inmigración.

Pero la Casa Blanca dijo horas del mitin antes que un indulto estaba descartado por el momento y el presidente lo confirmó en el evento.

“¿Le gusta a la gente de este lugar el sheriff Joe?”, preguntó a la multitud. “Lo condenaron por cumplir su deber”, señaló, pero “yo creo que va estar bien, O.K., pero no lo haré esta noche porque no quiero causar controversia”, dijo sobre el indulto.

Trump dijo que el muro “es absolutamente necesario” y aseguró estar teniendo éxito en combatir a la pandilla MS-13. “Estamos liberando pueblos en Long Island, es como de otra época… estos son animales, los estamos metiendo a la cárcel, los estamos sacando de aquí”.

Manifestaciones

Fuera del centro de convenciones de Phoenix, gritos y peleas estallaron a favor y en contra de Trump. El alcalde de Phoenix, Greg Stanton, había pedido a Trump que retrasara su evento político para dejar pasar tiempo tras el incidente ocurrido en Virginia.

Hasta los alrededores del centro de convenciones de Phoenix, donde se desarrolló el mitin, llegaron miles de seguidores del presidente, así como un gran número de personas en contra de las políticas de Trump.

El presidente aseguró a sus seguidores que los manifestantes no eran muchos. “De fuentes del Servicio Secreto, me dicen que no hay tanta gente allá afuera protestando”, dijo.

Las manifestaciones fueron en su mayor parte pacíficas, pero al final del discurso de Trump la policía antimotines lanzó bombas lacrimógenas para dispersar a los manifestantes anti-Trump.

TLCAN

Sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, TLCAN, el presidente Trump exhibió una línea dura poco más de 48 horas de que concluyera la primera ronda de negociaciones con México y Canadá.

“Personalmente, no creo que podamos alcanzar un acuerdo. Así que creo que probablemente acabemos dando por terminado [el TLC] en algún momento”, dijo Trump.

Las voces

“Esta semana lo que estamos haciendo es tratando de que la comunidad esté segura, estamos trabajando con una red de nuestros compañeros de iglesias de fe y organizaciones como Black Lives Matter para proteger un espacio seguro, santuario para que la gente que no se quiere arrimar quizás a un peligro tengan un lugar donde todavía puedan expresar su voz”, dijo a la Voz de América Petra Falcón de la organización proinmigrante Promise Arizona.

Pero, por otro lado, también estaban los que apoyan al presidente Trump, como el veterano de la Naval, Don West, quien llegó muy temprano a Phoenix para escucharlo hablar de los temas que le interesan.

“El muro, de la construcción del muro y drenar el pantano”, expresó West.

Otro de los grupos que apoyan al presidente Trump y que estuvo presente fue Bikers for Trump (Motociclistas por Trump), quienes tenían programado un recorrido por las calles de Phoenix en respaldo al presidente.

Dilema republicano

La visita de Trump a Arizona es el primer evento político de importancia desde que estalló la controversia por su reacción a la violencia racista en Charlottsville, Virginia.

Antes del evento, Trump estuvo en el centro de operaciones de la Patrulla Fronteriza en Yuma, donde inspeccionó el equipo usado en esa frontera, incluyendo un dron, un helicóptero y un bote.

Nuestra enviada especial a Phoenix, Arizona, Celia Mendoza colaboró en la elaboración de este artículo.

468