‘Salud es trabajo’: Irma Feliciano de 83 años

‘Salud es trabajo’: Irma Feliciano de 83 años

Gloria Medina

A sus 83 años, Irma Feliciano continúa disfrutando de su trabajo como conductora de un autobús de servicio limitado en el Aeropuerto LaGuardia de Queens.

Irma Feliciano conduce bus a los 83 años.

Irma Feliciano conduce bus a los 83 años.

Por seis días a la semana y desde las 3:00 a.m. hasta las 11:30 a.m., Feliciano transporta a empleados y pasajeros del terminal al estacionamiento.

“Me encanta manejar, llevo más de 30 años en este trabajo”, dijo Feliciano, quien nació en Puerto Rico y vive en Nueva York desde que tenía 15 años. “Mientras me sienta bien, seguiré trabajando”.

La boricua dijo no sentir dolencia alguna, pero toma muchas vitaminas para mantenerse bien y así lograr llegar a la edad que tiene la mamá quien cumplirá 100 años el próximo junio. Una de sus tía tiene 106 años.

Pero para lograrlo, Feliciano también hace ejercicio. “Antes caminaba todos los días y hacía mucho ejercicio, aunque últimamente no lo hago tan seguido por mi trabajo”, dijo Feliciano, quien es divorciada y no tiene hijos.

Diariamente después del trabajo, Feliciano se va a descansar un rato a su hogar en Richmond Hill. Se despierta para preparar su uniforme para el día siguiente y organiza un poco la casa. Vuelve a acostarse por unas horas hasta que es tiempo de regresar a su jornada laboral.

Algunas veces Feliciano rompe su rutina para ir a su tienda favorita y hacer lo que más le gusta, “comprar mucha ropa”. Otras veces va a probar suerte al casino, agregó mientras empieza su recorrido después de un descanso.

Uno de sus mejores recuerdos en el trabajo fue cuando algunos periodistas fueron a entrevistarla por un acto de nobleza que hizo el día anterior. Le dio la batería de su auto a un extraño que llegó de viaje, para que pudiera trasladarse a su casa en Long Island.

“No necesitaba mi auto en ese momento porque vivía a pocas cuadras de mi trabajo y podía caminar”, dijo Feliciano.

El lema con el que vive Feliciano es no hacerle daño a nadie y así lograr una vida tranquila.

Para Feliciano, el envejecer es algo natural que uno debe aprender a aceptar y a cuidarse para poder envejecer bien.

 

468