Talleres de Willets Point y mecánicos latinos en bancarrota

Talleres de Willets Point y mecánicos latinos en bancarrota

En el 2007 el entonces alcalde Michael Bloomberg anunció planes para renovar Willets Point, una zona abandonada de Queens por más de 50 años en donde se arreglan y se entierran carros e ilusiones. En el 2013 el Concejo de Nueva York aprobó 3,000 millones de dólares para tumbar Willets Point y construir 2,500 apartamentos, 875 para clase baja y media, un hotel de lujo y un súper centro comercial. Las constructoras Related Companies y Sterling Equities, dueñas del Queens Mall, del Citi Field y del equipo de béisbol de los Mets, se comprometieron a desarrollar esta zona bajo la premisa de que no era parte del Parque Flushing, pero un juez determinó que si y detuvo la construcción luego de una demanda del senador estatal Tony Avella.

La ciudad de Nueva York ha invertido $264 millones de $474 que tiene destinados para limpiar Willets Point de material tóxico, demoler las edificaciones y construir una rampa para que los carros ingresen y salgan del centro comercial. La concejal Julissa Ferreras ha estado apoyando la transformación de Willets Point en un centro comercial.

La Cooperativa Sunrise, integrada en su mayoría por mecánicos latinos, es la líder de las negociaciones con la ciudad. Pero el pasado 23 de septiembre se declaró en bancarrota. Ha recibido 7.6 millones de dólares para relocalizar 45 talleres en El Bronx, “pero ahora necesitamos otros tres millones de dólares para pagar deudas y abril el lugar y esperamos que la ciudad no nos deje morir el proyecto”, dijo Marco Neira, presidente de la Cooperativa Sunrise. ”Aquí no está pasando nada y no tenemos futuro”.

Los talleres que quedaban localizados en la primera fase del proyecto de construcción en Willets Point, cerca a la avenida Roosevelt, ya fueron cerrados y algunos están siendo demolidos. Las fases dos y tres, hacia la Northern Boulevard, están en el limbo y algunos talleres han comenzado a cerrar. “Solo quedan talleres y mecánicos latinos que están siendo desplazados en medio de la miseria y el olvido de la ciudad”, dijo Neira, quien por ahora está dedicado a otro negocio y quizás abra un taller de mecánica en El Bronx.

Sergio Aguirre, coordinador de la Cooperativa Sunrise, dijo no saber nada de la demanda del senador Avella y “no es posible que la ciudad, después de invertir más de siete millones de dólares, los vaya a tirar a la basura”.

El último jueves de octubre hubo una reunión entre los líderes de la Cooperativa Sunrise y el alcalde Bill de Blasio, auspiciada por Rafael Salamanca, concejal de El Bronx. ”El alcalde nos dijo que el problema venía de la anterior administración, se lavó las manos, pero tampoco dijo que no nos ayudaría. Así que estaremos esperando su respuesta”, concluyó Neira.

 

Pie:

Marco Neira dándole la espalda a la fase dos del proyecto que busca transformar Willets Point. Foto Javier Castaño

468