“Silleteros, silleteros…” fue el clamor del público durante el Festival de las Flores en Northern Boulevard

“Silleteros, silleteros…” fue el clamor del público durante el Festival de las Flores en Northern Boulevard

Por Mauricio Hernández

“Silletero, silletero…” se escuchaba en Northern Boulevard de parte de miles de colombianos y latinos que acudieron a esta avenida de Queens a presencia el Desfile de las Flores. Usaron flores importadas de Colombia para esta ocasión, cargadas en la espalda por campesinos colombianos y voluntarios residentes en esta ciudad.

Luis Eduardo Giraldo, fundador del Festival de las Flores. Foto Javier Castaño

Luis Eduardo Acosta, fundador del Festival de las Flores al lado de la silleta que ganó el concurso con un mensaje de paz en el mundo. Foto Javier Castaño

“Agradezco al equipo de colaboradores, al público y a los patrocinadores por haber contribuido a una nueva edición del Desfile de las Flores. Estamos muy contentos con los resultados“, dijo Luis Eduardo Acosta, el organizador del Festival de las Flores USA, que este año tuvo en esta céntrica avenida más de 5,000 asistentes.

Participaron 30 personas cargando arreglos florales con motivos culturales o comerciales. También fue notoria la participación de grupos folklóricos de México, El Salvador, Perú y República Dominicana. Se descató la delegación de Barranquilla, encabezada por su reina en Nueva York, Elizabeth Ortiz.

“Ha sido un bonito desfile, estamos muy contentos de ver nuestra cultura colombiana, el colorido de nuestras flores y la emoción de nuestros compatriotas”, dijo Eduardo Giraldo, empresario y activista colombiano residente desde hace más de tres décadas en Nueva York. “Fue un evento netamente cultural, colorido, divertido y sin la presencia de políticos”, agregó Giraldo.

Algunos silleteros saludaron al público y también recibieron propinas.

Algunos silleteros saludaron al público y también recibieron propinas.

“Es un gran orgullo para los colombianos y una emoción muy grande poder ver un evento tan novedoso y bonito, con orígenes en una población de Medellín donde vivía con mi familia”, dijo Yolanda Castellanos, una paisa de 65 años que pasaba por la avenida y se encontró con los silleteros. “La  última vez que los vi de cerca fue hace 20 años en Santa Elena”.

La atracción principal fueron las silletas, que marcharon al ritmo de la música y de los bailes de los grupos folclóricos de diferentes países que participaron en el desfile. Los niños saltaban emocionados mientras sus padres depositaban una propina en las canastas de los exhaustos silleteros, que se acercaban al público para los selfies durante más de doce cuadras.

“Es uno de los desfiles más bellos a los que he asistido en Nueva York”, dijo la ecuatoriana Esperanza Chiriboga, que al igual que muchos de sus compatriotas y latinos disfrutaron de dos horas de folklore y el arte floral hecho a mano por artesanos llegados desde Colombia..

“Ha venido mucha gente a este desfile, pero puede venir todavía más. Yo no sabía de este evento hasta que lo vía en el facebook ayer, y me vine desde Connecticut”, dijo Eriberto Fernández, un arquitecto bogotano.

Carrozas comerciales no hubo casi. El arte floral que recorría la Northern Boulevard iba a las espaldas de los silleteros, como hace más de cien años viene celebrándose en Santa Elena, un municipio cercano a Medellín.

Algunos de los arreglos florales alusivos a empresas.

Algunos de los arreglos florales alusivos a empresas locales.

 

468